Maria Voce propone en la ONU el "extremismo del diálogo"

Publicado en Alianza de Civilizaciones

 

¿Y si cambiamos la "alianza de civilizaciones" por una "civilización de la alianza"?, propone la presidenta del Movimiento de los Focolares

 
   
 





ONU General Assembly© GOTTSCHALK/DDP IMAGES EDITORIAL/SIPA 
La presidenta del Movimiento de los Focolares, Maria Voce, pidió "inventar la paz" ante la Asamblea General de la ONU durante el Debate sobre la promoción de la tolerancia y la reconciliación, celebrado los días 21 y 22 de abril en el Palacio de Cristal de Nueva York.

Maria Voce fue invitada a participar junto a otros líderes religiosos para ayudar a identificar estrategias que promuevan sociedades pacíficas e inclusivas, como radical alternativa a las fuerzas que alimentan el extremismo violento

Al inicio de su discurso, Voce explicó el inicio del Movimiento de los Focolares en medio de las bombas de la fase final de la Segunda Guerra Mundial.

"Eran tiempos de guerra y todo se derrumbaba", se dirá cada vez que se empiece a narrar la historia de aquellas chicas [iniciadoras de los Focolares, n.d.r.]; pero ellas decidieron romper el círculo vicioso de la violencia, respondiendo con gestos y acciones que en el clima del conflicto habrían podido parecer veleidosas o incluso irrelevantes", recordó.

"También hoy estamos en una situación de gravísima disgregación política, institucional, económica, social, que exige respuestas igualmente radicales, capaces de cambiar el paradigma prevaleciente -constató-. El conflicto y la violencia parecen, de hecho, dominar amplias áreas del planeta, involucrando a personas inocentes, reos por el sólo hecho de encontrarse en un territorio disputado, pertenecer a una determinada etnia o profesar una determinada religión". 

A continuación destacó que  en el Movimiento de los Focolares "el encuentro entre culturas y religiones (Cristianismo, Islam, Hebraísmo, Budismo, Hinduismo, religiones tradicionales) es una experiencia continua y fecunda, que no se limita a la tolerancia o al simple reconocimiento de la diversidad, que va más allá incluso de la fundamental reconciliación y crea, por así decirlo, una nueva identidad, más amplia, común y compartida".

"Es un diálogo eficaz, que involucra a personas de las más variadas convicciones, incluso no religiosas, e impulsa a mirar a las necesidades concretas, a responder juntos a los desafíos más difíciles en el campo social, económico, cultural, político, en el empeño por alcanzar una humanidad más unida y más solidaria -expuso-. Esto sucede en contextos que han sido afectados o están siendo sacudidos aún por gravísimas crisis, como en Argelia, Siria, Irak, Líbano, República Democrática del Congo, Nigeria, Filipinas".

Para Maria Voce, "hoy no es tiempo para medidas a medias. Si existe un extremismo de la violencia, se responde a éste – aun permaneciendo la necesidad de defenderse y de defender sobre todo a los débiles y a los perseguidos – con igual radicalidad; pero de un modo estructuralmente distinto, es decir ¡con el "extremismo del diálogo"! Un diálogo que requiere el máximo empeño, que es arriesgado, exigente, desafiante, que apunta a cortar las raíces de la incomprensión, del miedo, del resentimiento".

Voce calificó como "gran mérito" hablar de una alianza de civilizaciones y valoró que la iniciativa internacional llamada Alianza de Civilizaciones proponga "una narración alternativa y constructiva de la interacción global y tiende a subrayar aquello que une a la humanidad en todas sus múltiples expresiones más que aquello que, a primera vista, parecería dividirla".

"No obstante -advirtió-, hay que preguntarse si hoy no se puede ir aún más a la raíz de esta nueva perspectiva, apuntando no sólo a una alianza de las civilizaciones, sino a la que podríamos llamar la “civilización de la alianza”.

En este sentido, se refirió a "una civilización universal que hace que los pueblos se consideren parte del gran acontecimiento, plural y fascinante, del camino de la humanidad hacia la unidad. Una civilización que hace del diálogo el camino para reconocerse libres, iguales, hermanos".
 
 

Te puede interesar...

Sin etiquetas que coincidan