Tags: Mujer

¿Periodismo de mujeres o con visión de género?

Publicado en La Mujer en la Alianza

El 10 y 11 de diciembre, Acsur-Las Segovias celebra en Barcelona unas jornadas de reflexión con periodistas, asociaciones y ciudadanía para avanzar en la mejora de la cobertura informativa donde la mujer inmigrada es protagonista.

CANAL SOLIDARIO

El encuentro pretende convertirse en un espacio de reflexión entre periodistas, entidades y particulares preocupados y preocupadas por el rol de la mujer inmigrada en la cobertura de los medios de comunicación.

Durante las jornadas se hablará, entre otros, del tratamiento y la representación de las mujeres en los medios de comunicación, se analizarán los casos de las mujeres marroquíes y bolivianas, y se reflexionará sobre cómo avanzar hacia un periodismo global con visión de género.

También habrá un espacio para compartir experiencias de periodismo ciudadano con visión de género de América Latina y del Estado español.

Los actos contarán con la presencia de destacadas periodistas como Rita Marzoa, Montserrat Minobis y Verónica Chelotti, y de personalidades del mundo del feminismo como Marta Selva, Eva Espasa Zhoulikha Lakhdari.

En Sevilla-Nace la Fundación Amparo Rubiales para asesorar a mujeres en materia judicial

Publicado en La Mujer en la Alianza

La Fundación Amparo Rubiales, promovida por un grupo de juristas, se constituirá mañana formalmente en Sevilla con el fin de ofrecer asesoramiento y defender a las mujeres que lo necesiten, especialmente las que sufren violencia de género.
Según ha informado a Efe la abogada sevillana y presidenta de la fundación, Amparo Rubiales, el objetivo de esta entidad es la orientación, ayuda y asesoramiento a las mujeres en todas las áreas del mundo del Derecho, con el fin de que el acceso a la tutela judicial efectiva sea "una realidad social, práctica y habitual".
Rubiales, miembro del Consejo de Estado desde enero de 2008, ha subrayado que, pese a los avances normativos producidos desde la aprobación de la Constitución Española en 1978, siguen existiendo obstáculos para el ejercicio de los derechos de las mujeres.
"Se trata de obstáculos que, cuanto menos, limitan el ejercicio de los derechos y acciones que les corresponden en defensa de sus legítimas pretensiones, cuando no les imposibilita dicho acceso a su tutela judicial efectiva", ha resaltado.
La ex diputada socialista ha asegurado, además, que las actuaciones de esta nueva entidad serán complementarias con el trabajo que llevan a cabo otras instituciones de naturaleza pública o privada que tienen por objeto la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres, con las que la fundación "colaborará estrechamente" mediante la firma de convenios u otras fórmulas de cooperación.
La Fundación Amparo Rubiales celebrará su primera Junta General en los días previos al 25 de noviembre, Día contra la Violencia de Género, según ha adelantado su presidenta.
Al frente de las vicepresidencias de la fundación estarán Carmen Calleja, presidenta del Consejo Social de la Universidad Pablo de Olavide, y el abogado Jesús López de Lemus.
Además, forman parte de la fundación el abogado César López Molina (secretario), el catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo; la abogada Pilar Troncoso y la catedrática malagueña de Derecho Constitucional María Luisa Balaguer, entre otros.

El presidente del Gobierno se une a la red de líderes masculinos de la ONU para lucha violencia contra mujeres

Publicado en La Mujer en la Alianza

SPAINUN

Mensaje del presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, leído por el Representante Permanente de España ante Naciones Unidas, Embajador Juan Antonio Yáñez-Barnuevo

Desde que, el 10 de diciembre de 1948, una amplia mayoría de naciones se pusiera de acuerdo para reconocer y proteger como universales a los derechos humanos, cualquier violación de estos trasciende el daño inaceptable que pueda producir a personas concretas. Se convierte en un desafío a todos nosotros, en una amenaza a la convivencia.

La violencia ejercida contra cualquier mujer, en cualquier lugar del mundo, representa, en sí misma, un ataque directo a nuestra dignidad inalienable como seres humanos.

Detrás de cada una de esas agresiones, subyace una concepción inadmisible de las relaciones entre los hombres y las mujeres: entre los hombres y las mujeres como personas, entre los hombres y las mujeres como ciudadanos: .Una cultura de la dominación, de la desigualdad enquistada, del privilegio desnudo, que ha pervivido entre nosotros bajo la protección del silencio cómplice, de la pasividad o simplemente de la falta de sensibilidad de los gobiernos.

Hoy, ese silencio, esa pasividad, esa insensibilidad, son injustificables, son inaceptables

Así lo cree la inmensa mayoría de la sociedad española, que a través de su Gobierno y de su Parlamento, y de la acción, encomiable, de las asociaciones en defensa de la dignidad de las mujeres, ha promovido, en estos últimos años, una ley integral para combatir la violencia contra las mujeres, una ley para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y múltiples medidas para facilitar la plena integración de éstas en todos los espacios de la vida laboral, social y política.

Contamos con unos buenos instrumentos legales, pero no basta. Hay que ser muy tenaces y exigentes en su aplicación, y, en particular, hay que dar una batalla contra la violencia de género todos los días del año.

Una batalla que trasciende fronteras, porque si la violencia contra las mujeres es un fenómeno global, requiere soluciones globales, compartidas, que pongan en valor, y extiendan, las experiencias e iniciativas locales más eficaces..

Por este motivo, mi Gobierno ha decidido que la lucha por la igualdad y contra la violencia machista sea uno de los ejes de la Presidencia española de la Unión Europea que se desarrollará  a lo largo del primer semestre de 2010.


También, por esta misma razón, nos congratulamos de una propuesta como la que nos plantea la ONU, a través de su Secretario General y de su Asesora Especial en materia de Género y Fomento de la Mujer.

Se trata de una iniciativa que supone un nuevo hito en la lucha contra la violencia que sufren las mujeres, por ir dirigida a la concienciación social, por poner el énfasis en la responsabilidad que nos incumbe a los hombres, y por enmarcarse dentro del gran reto que representan los Objetivos del Milenio.

Porque esta batalla por la igualdad y contra la violencia no puede librarse aisladamente, sino que hay que inscribirla en el desafío global que representan las amenazas a la paz, que representa el hambre, la pobreza extrema y, en general, los grandes desequilibrios mundiales.

A estas lacras, que nos interpelan a todos, siempre se les une la lacra de la discriminación de género. Las mujeres siempre padecen doblemente la desigualdad. Y la violencia contra ellas siempre encuentra un caldo de cultivo idóneo en otras formas de violencia.

Los Objetivos del Milenio se fijan un plazo: 2015. Nos encontramos en la mitad de este periodo, y si bien ha habido algunos avances significativos, la distancia por recorrer continúa siendo grande, continúa provocando nuestra insatisfacción. Y no podemos olvidar que cuando hablamos de violencia contra las mujeres, el tiempo no se mide en días, sino en vidas.

Por eso, combatir esta violencia resulta tan apremiante, tan apremiante para todos, para las mujeres y para los hombres, para los Gobiernos nacionales y para los organismos internacionales.

Naciones Unidas sale hoy al paso de de este apremio. Y lo hace con esta nueva iniciativa. Sólo me queda expresar, en nombre del Gobierno de España, y de mis compatriotas, que nos sentimos muy honrados al poder comprometernos plenamente con ella.

Muchas Gracias.

Las inmigrantes subsaharianas, las más discriminadas

Publicado en La Mujer en la Alianza

Por otro lado, las latinoamericanas son las que más acogidas se sienten. Son los datos que revela un estudio realizado por la Universidad de Málaga.
CANAL SOLIDARIO

Según un estudio sobre las situación de las mujeres inmigrantes en España, las procedentes de África Subsahariana son las más discriminadas, muy por encima de las marroquíes, las latinoamericanas o las europeas del Este.
La autora del estudio para la Universidad de Málaga, Pilar Moreno, declara que a estas mujeres se las insulta y sufren abusos laborales. Moreno cree que los motivos son su piel oscura y su imagen asociada a la prostitución. “Son víctimas de una triple explotación: por ser mujeres, trabajadoras e inmigrantes”
Respecto a la situación del resto de mujeres inmigrantes, las de Europa del Este consideran que realizan trabajos muy inferiores a su cualificación, ya que muchas poseen títulos universitarios.
Las marroquíes denuncian que se sienten discriminadas por sus creencias religiosas y su forma de vestir.
Por otra parte, las mujeres latinoamericanas son las que se sienten mejor acogidas, aunque eso también depende de su situación legal y del tipo de contrato de trabajo que poseen.
No obstante, en lo que todas coinciden es en sus objetivos al venir a España: mejorar su calidad de vida, vivir tranquilas y tener un buen sueldo. Aunque existe un sector de mujeres, jóvenes y sin hijos, que decidieron inmigrar como “un proyecto personal y una aventura”, destaca Moreno.
Respecto a la situación laboral, la autora del estudio anuncia que “existe una sumisión por parte de estas mujeres, ya que muchas están capacitadas para encontrar puestos de trabajo más cualificados pero se conforman con lo que tienen por miedo a arriesgar”.

Redes por los derechos de las trabajadoras del hogar. "Sin nosotras no se mueve el mundo”

Publicado en La Mujer en la Alianza

Así concluyó el relato de su experiencia Latifa Baali, inmigrante marroquí, en las Jornadas UN-Instraw sobre empleo de hogar y migración que se celebraron con el objetivo de reflexionar sobre la situación de las trabajadoras del hogar.

CANAL SOLIDARIO

El Instituto Internacional de Investigación y Capacitación de las Naciones Unidas para la Promoción de la Mujer (UN- Instraw) organizó en el marco del proyecto `Construyendo redes: mujeres latinoamericanas en las cadenas globales de cuidado´, unas jornadas que reunieron asociaciones de migrantes, movimientos de mujeres, gobierno y sindicatos para discutir y hacer propuestas en un diálogo político en torno a la reforma del régimen especial de empleo de hogar, con especial énfasis en la situación de las empleadas de hogar migrantes.

Las Jornadas se dividieron en tres sesiones que se celebraron los días 23 y 24 de octubre y el 17 de noviembre en el Museo Reina Sofía de Madrid. El objetivo final de este proceso de debate público era triple:

- Visibilizar la importancia de los cuidados como base invisible del sistema socioeconómico y la necesidad de un cambio de régimen para el empleo de hogar.

- Abrir un diálogo que ponga el cuidado y su relación con la migración en el centro de los debates políticos, tanto al nivel de las organizaciones de base como de las agendas políticas institucionales.

- Apoyar y fortalecer procesos de reivindicación en relación al empleo de hogar que ya se encuentran en marcha en nuestro país y construir, al mismo tiempo, nuevas alianzas.

Cadenas globales de cuidado

En España, el 60% de las trabajadoras del hogar proviene de América Latina, según indica Amaia Pérez Orozco, experta de UN- Instraw. Orozco es la autora de un estudio que se lanzó recientemente sobre las cadenas globales de cuidado, de las que indicó en una entrevista a Naciones Unidas, que "se refieren a las redes de mujeres a lo largo del mundo que se transfieren cuidados de unas a otras. Redes de mujeres que resuelven las necesidades de cuidado que están conectadas atravesando fronteras".


“Una mujer española que se inserta en el mercado laboral que a su vez se ve obligada a contratar a otra mujer para que ocupe su lugar en el hogar, por ejemplo cuidando a sus hijos. A su vez los hijos de la mujer que está cuidando a los hijos de la española en el mercado laboral, ha podido dejar a sus hijos en su país de origen a cargo de otra mujer, que en general suele ser de la familia", explicó.

Este informe intenta evaluar el impacto de la formación de estas cadenas globales de cuidado en términos de desarrollo, interpretando el desarrollo como derechos, según señala Orozco. "El empleo de hogar es donde las mujeres inmigrantes encuentran trabajo, se caracteriza por ser un sector especialmente vulnerable que a menudo tiene una regulación específica discriminatoria, tampoco tiene una prestación por desempleo", añade.

También explica que la OIT está planteando de cara al 2010 elaborar un documento legal que proteja los derechos de las trabajadoras del hogar dentro de la Conferencia Internacional del Trabajo.

La experiencia de Latifa

"Nuestra intención no era tanto saber qué les está pasando a las mujeres, sino sacar a la luz una realidad que está muy vinculada con la desigualdad de género y que suele ser muy invisible, que es el tema de los cuidados", explica Orozco.

El proyecto `Construyendo redes: mujeres latinoamericanas en las cadenas globales de cuidado´ apuesta por "aprovechar ese contexto que la migración provoca" para llevar al debate social la cuestión de "cómo organizamos los cuidados de una sociedad: quién tiene que cuidar, a quién, a cambio de qué, en qué espacio, el papel que tiene que tener el Estado, los hombres, los hogares...".

Cada año, miles de mujeres dejan sus países en busca de mejores oportunidades laborales y Latifa fue una de ellas, una joven marroquí que forma parte del Grupo Cita Mujeres de Lavapiés y que contó en las Jornadas como ganó una demanda a pesar de no tener papeles.

"Nunca había trabajado de empleada de hogar hasta llegar a España, trabajaba de secretaria en una empresa de construcción y también de dependienta en almacenes. Vine a España buscando un futuro mejor y más libertad como mujer", explica.


"Quería y quiero estudiar pero hasta ahora las largas jornadas de trabajo no me lo han permitido. Cuando llegué lo primero que hice fue aprender español en el Centro de San Lorenzo en Lavapiés donde me uní al grupo Cita de mujeres", señala que dentro del grupo se dan fuerza unas a otras para su nueva vida en España y luchan por sus derechos.

"Cuando empecé a buscar trabajo me di cuenta que para una mujer sin papeles no había otro trabajo que el de interna, y que aun así no era fácil encontrarlo y menos siendo marroquí, porque hay mucha desconfianza hacia nosotras" pero Latifa finalmente consiguió uno en una familia de Toledo donde trabajaba todo el día y donde no cumplían los plazos de pago y le pagaban de menos. Ante esta situación decidió denunciar apoyada por sus compañeras de grupo y ganó la demanda, lo que implicaba los atrasos y el finquito.

"Desde entonces creo que podemos y debemos luchar por nuestros derechos aunque no tengamos papeles, no podemos luchar solas, hay que estar unidas como una piña. Con papeles y sin papeles. Porque sin nosotras no se mueve el mundo”, concluye.

Te puede interesar...