Tags: Mujer

La memoria de las mujeres por Rosa Pereda

Publicado en La Mujer en la Alianza

EL PAÍS

Lo nuevo después del Holocausto, me decía hace pocos días Reyes Mate, es la necesidad de incluir la memoria en el análisis. Y, me pareció entender, no sólo la facultad de recordar, sino los recuerdos mismos. Y eso, por dos razones: primero, para establecer los hechos. El recuerdo de la víctima, su sufrimiento, vuelve incontestable cómo fue que pasó lo que pasó. Particularmente cuando resulta inexplicable y sin razón, como en el caso del Holocausto, pero también de algunas otras realidades que, como los mundos de Paul Eluard, existen y están en éste. Es lo que pasa con las categorías del pensamiento, que como lentes focalizadas, cambian irremediablemente el sentido de la realidad que estamos analizando.

Pero la segunda razón es de otro orden, el de la moral, el de la intención del análisis: que los hechos que se analizan no se vuelvan a repetir. Obviamente, no todos los que piensan están en esa idea, que no se deriva de los hechos -algunos, estuvieron y están de acuerdo con la Solución Final; otros niegan que existió- pero sí puede derivarse de su análisis. De ese enfrentamiento con el horror. Lo fastidiado de la memoria es que obliga a las víctimas a recordar, pero también a los verdugos. Y es lógico que se revuelvan panza arriba.

Entonces, le pregunté a Reyes por la memoria de las mujeres.

El tema de las mujeres es espantosamente aburrido. Lo decía la feminista americana Susan Faludi: como las tareas domésticas, que acabas de limpiar el polvo y ya tienes que volver a empezar. Cada día hay que establecer los hechos, hay que demostrarlos, hay que volver obvio que no se pueden repetir. Los hechos, los tozudos hechos, hablan sobre las consecuencias de pensar que las mujeres somos naturalmente inferiores. Quiero decir: inferiores por naturaleza. Según esa idea, que tantos comparten aunque felizmente cada vez menos se atreven a formularla, es la naturaleza la que impone el papel familiar y social de la mujer, y su sitio en la estructura del poder, de la autoridad. No se trata sólo del poder político, también es el poder de tomar decisiones. Incluso, sobre nuestra propia vida.


La supuesta -dada por supuesta- inferioridad (natural) de la mujer, ha dado como resultado más de la mitad de la población, las mujeres, sojuzgadas y humilladas. Por siglos. Recluidas en la "zona húmeda" de que habla Bourdieu, que no siempre es metafórica, pero que siempre está ahí, y contagiadas de la suciedad que quitan. Siempre hay mujeres en las limpiezas, y siempre está la limpieza en el horizonte mental. De los hombres -de los varones- y de las mujeres. Unos, ellos, lo verán como un derecho, el suyo. Otras, nosotras, como una amenaza, real o metafórica, y en el mejor de los casos, como una perplejidad. No conozco una sola mujer que no haya conocido la agresión física, oral, fáctica, por el hecho de ser mujer. Ninguna que no haya tenido miedo en algún momento. Ninguna que no se haya visto limitada alguna vez, por el hecho de ser mujer. Y como todo eso se vive de una en una, cada una en su única vida, la memoria de las mujeres es como para echarse a temblar.

Es, efectivamente, el relato de las víctimas. La versión de las víctimas. Y aquí hay que ser muy claros, porque la tentación es echarles -echarnos- la culpa. No es un mecanismo exclusivo contra las mujeres, pasa siempre. No sólo con los judíos: cuando desaparecieron los chupados de las dictaduras del Cono Sur, algo habrían hecho. El casi centenar de mujeres que están muriendo en España cada año a manos de sus maridos, el millar de ellas que mueren en Europa cada año, castigo a su insumisión. Algo harán. Las apedreadas, violadas legalmente, azotadas en público, quemadas con ácido, en muchas sociedades islámicas, lo son conforme a su ley... ¿Por qué no les escuchamos a ellas? ¿Por qué no nos escucháis?

Sencillamente. Ninguna opresión, ni económica, ni doméstica, ni política, deja de rendir dividendos -léase dineros, servicios, autoestima: poder, en suma- a los opresores. El sistema del poder

No es en absoluto inocente. Es, además de malvado, interesado. Y no tiene nada que ver con la naturaleza. Es propia y enteramente cultural: inventado. Podría haber sido, y será, de otra manera.


¿Y qué hay de los afectos? Aquí está la trampa terrible. Porque cuando hablamos de la opresión de las mujeres, estamos hablando, para empezar, de la estructura familiar, allí donde se afianzan y transmiten los valores, y donde se cristalizan, cotidianamente, las conductas. La familia, que además de un sistema de autoridad, es una red poderosísima de afectos. Para nadie como para las mujeres, la familia es el núcleo de la incondicionalidad. Y, sobre todo para ellas, según lo previsto por el mando y gracias a esos afectos, el lugar donde se realiza su razón de ser. Claro que las mujeres amamos: incluso más allá de la vida. Por amor -escuchemos a las víctimas- se concede esa última oportunidad fatal. Por amor se vuelve a creer esa promesa mil veces incumplida antes. Por amor se disculpa lo imperdonable. ¿Pero hay algo que pueda justificar los sufrimientos infligidos? Desengañémonos: no hay afecto en la violencia. Las mujeres deben saber que el maltrato en el grado que sea es incompatible, rigurosamente incompatible, la prueba del nueve, con el más mínimo afecto.

Porque al final, estamos hablando de un engaño, de una montaña de mentiras, de una trama puramente ideológica y nunca puesta a prueba, que tenemos que desenmascarar. Sólo la memoria del sufrimiento, entrando en el análisis; sólo el relato de las víctimas, fijando los hechos; y sólo el convencimiento de que el sufrimiento es injustificable, puede ayudarnos a terminar con un mal que es una vergüenza.

Estar hablando de este tema, estar quemándose con este tema es, se lo juro, señores, espantosa, horrorosamente aburrido. Pero hay que volver a quitar el polvo. Porque ahí están los hechos, y estamos hablando de sufrimiento. Innecesario, evitable, injustificable. Y tenemos que acabar con él. Chicas, que ninguno de los hombres que haya en vuestra vida sea más que vosotras. Chicos: que ninguna de las mujeres que haya en vuestra vida sea menos que vosotros. Amén.

"La escasez de mujeres en el poder en la Unión Europea es un déficit democrático" - Mary Robinson

Publicado en La Mujer en la Alianza

EL PAÍS

Cuando Mary Robinson (Ballina, condado de Mayo, 1944) propuso hace 40 años adoptar las primeras medidas de planificación familiar en el Parlamento de la católica Irlanda se quedó completamente sola. Pero al dejar la presidencia de la República, que ocupó entre 1990 y 1997, destacaba a la cabeza de todos los dirigentes políticos de su país, con más del 90% de aprobación popular en los sondeos.

"Algunas de mis propuestas fueron muy controvertidas en su momento, pero en Irlanda han caído ya muchos muros", reconoce Robinson, vicepresidenta del Club de Madrid. "Estoy orgullosa de haber tenido la oportunidad de representar a una Irlanda que, tras la lucha histórica por la libertad y por mantener su identidad, ocupa hoy un papel significativo entre los países europeos".

La antigua mandataria resalta en que la diáspora irlandesa hacia el otro lado del Átlántico fue fruto de las hambrunas que azotaron la isla en el siglo XIX, y que el reciente éxito de la economía se produjo tras la incorporación de Irlanda a la UE. "Como ex presidenta, no debería entrometerme en los asuntos de mi país, pero está claro que la especulación inmobiliaria nos ha golpeado con dureza, y que algunos bancos, que formaban parte del mismo problema, han tenido que ser regulados", admite desde la distancia de su actual responsabilidad como directora de una ONG internacional en Nueva York. "Veo que hay un gran malestar en Irlanda, pero no debemos olvidar que fuimos un país pobre que tuvo que luchar duro para progresar. Precisamente, eso mismo es lo que tenemos que volver a hacer ahora. Pero incluso en los malos tiempos hay que seguir cumpliendo nuestro compromiso de ayudar a los países en desarrollo".

El presidente del Parlamento Europeo, el polaco Jerzy Buzek, ha echado en cara a los líderes de la UE la escasa presencia de mujeres en las instituciones —ocho comisarias europeas frente a 19 comisarios— y les ha urgido a nombrar a una mujer para la futura presidencia de la Unión. "Estoy completamente de acuerdo con Buzek", responde sin vacilar Robinson. "Es decepcionante ver como se desarrolla el proyecto europeo, sin paridad. Me temo que seguirá habiendo pocas mujeres en la Comisión. Europa necesita tener más mujeres en el poder para superar un déficit democrático".


Para la ex presidenta irlandesa, "hay varias políticas europeas en condiciones de presidir la UE", aunque prefiere no citar a ninguna en concreto. "Yo no soy candidata", afirma de forma tajante, "estoy absolutamente comprometida con otra misión: el impacto del cambio climático en los países más pobres, los que no figuran en el programa de la cumbre de Copenhague porque apenas contaminan, a pesar de que se están viendo afectados como todos por el calentamiento global. En África, por ejemplo, el cambio del clima está siendo devastador".

Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos entre 1997 y 2002, Robinson lamenta que los equilibrios de poder en el seno de Naciones Unidas propiciarán "presiones inaceptables de algunos países". Como presidenta, visitó Ruanda en 1994, poco después del genocidio. Regreso dos veces más para llevar la ayuda de Irlanda a la región de los Grandes Lagos.

— ¿Habrá una Irlanda unida, algún día?

— No creo que eso sea tan importante ahora. Excepto en la moneda, no hay ninguna diferencia al pasar del sur al norte. Los deportistas, los profesionales, los artistas, se ven constantemente, trabajan juntos. Y ya se hace una promoción del turismo conjunta. Lo importante es que los pueblos estén unidos.

Casa África patrocinará el Womad de Las Palmas de Gran Canaria y participará con un ciclo de cine africano

Publicado en La Mujer en la Alianza

EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y Casa África han firmado hoy un acuerdo que hace oficial la participación del consorcio público en la XV edición del festival Womad de la capital. La Institución, cuyo principal objetivo es acercar África a España, patrocinará la cita y participará aportando el contenido africano a través de artistas de varios países del continente y, además, mediante un amplio programa de actividades paralelas.

"Casa África considera un privilegio y un honor poder sumarse al apoyo al Womad y al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Para la ciudad es un lujo tener el Festival aquí, ya que hay muchas ciudades de España, de Europa y de otras partes del mundo que quieren tener el Womad porque representa algo muy importante, en el sentido de concienciar, sensibilizar y movilizar a la gente joven y a la no tan joven", dijo el director general de la Institución, Ricardo Martínez, durante la rueda de prensa posterior a la firma, mientras que también recordó que la aportación de Casa África será de 100.000 euros.

Aquí señaló que la Institución "no podía dejar de estar una vez más" en el Womad, por lo que indicó que quiere consolidar su apoyo al Festival y al Ayuntamiento "porque el lado africano, que cada vez va cobrando más peso, es muy importante y trabajar con los valores de tolerancia y comprensión coincide con la política exterior española, en la línea de la alianza de civilizaciones".

Por su parte, la directora de Festivales Womad en España, Dania Dévora, afirmó que desde la organización están absolutamente satisfechos de que se haya cristalizado ese empeño que tenían desde que Casa África llegó a Las Palmas de Gran Canaria para que se vinculara al Festival. "Me parece que por natura nos tocaba", aclaró.

Sobre las expectativas para esta XV Edición, afirmó que le gustaría pensar que han conseguido un festival "del quince". "Serán ustedes, a partir del día 16 los que tendrán que analizar ese resultado. Nosotros sentimos que tenemos un Womad muy completo, cuando ves la programación, la verdad es que no hay un minuto que el que digas: ¿aquí qué hago?", entendió.


CICLO DE CINE AFRICANO

Por su parte, Casa África participará en el Womad con un ciclo de cine africano --se proyectarán once películas--; una proyección a gran escala de fotografías de la sudafricana Nontsikelelo Veleko sobre una de las paredes del Edificio Miller; los talleres de percusión y danza impartidos por el grupo Diak Haso: Les Grandes Personnes; unos títeres de Burkina Faso en tamaño gigante; y un original estudio de fotografía digital en el que todos los que asistan a Womad se podrán retratar de manera gratuita.

Además, en lo que se refiere al cartel del festival, la colaboración con Casa África contribuye a la participación en el festival de músicos como Bibi Tanga (República Centroafricana), Chiwoniso (Zimbabwe), Oumou Sangaré (Malí), Siyaya (Zimbabwe) o Vieux Farka Touré (Zimbabwe).

Casa África tiene como misión fomentar las relaciones y contribuir al conocimiento mutuo entre África y España. Para cumplir esta misión, ha apostado por la participación de los africanos en festivales tan reconocidos como Womad.

Asimismo, el ciclo de cine, denominado 'Cinenómada', es una iniciativa promovida por la ONG Al-Tarab y Casa África con el objetivo divulgar películas africanas subtituladas en español por todo el país. A través de este proyecto y por segundo año consecutivo, Casa África aporta a Womad Las Palmas de Gran Canaria un ciclo de cine africano, cuyo protagonista es Djibril Diop Mambéty, un cineasta clave de la historia del cine senegalés y africano en general.

Diop Mambéty definió su papel de cineasta como el de un "Griot de la pantalla, mensajero de su tiempo, visionario y creador del futuro que representa la conciencia colectiva de su pueblo" convencido que el cine africano tenía una revolución pendiente y que los cineastas africanos tenían que participar a la reinvención mundial del cine.

El Foro de Parlamentarias presenta sus conclusiones

Publicado en La Mujer en la Alianza

SPAIN UN
El Foro de Parlamentarias africanas y españolas considera que todos los parlamentos "deben votar "urgentemente leyes sobre igualdad y contra la violencia de género, así como derogar toda ley discriminatoria para crear marcos legislativos nacionales favorables a los derechos de las mujeres". Se trata de una de las conclusiones del primer encuentro de mujeres parlamentarias de África y España, que durante dos días han debatido en el Congreso de los Diputados en torno a una Agenda de la Igualdad, que han clausurado la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez.
Aído ha trasladado a este foro "el firme compromiso del Gobierno con las políticas de igualdad de género" y ha explicado que también será una prioridad durante la presidencia española de la Unión Europea. Entre otros medidas, ha señalado que se impulsará la creación de un Observatorio sobre Violencia de género, la orden europea de protección y la creación de un teléfono único para todas las mujeres de la UE que lo necesiten. "Sabemos que desde la acción de los Gobiernos es posible desarrollar los marcos adecuados para avanzar hacia el camino de la igualdad" ha dicho Aído, quien ha pedido consenso para la erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres, como la trata y explotación de mujeres, la violencia de género y "las prácticas tradicionales nocivas" que persisten en muchos países.

Mujeres africanas que reclaman voz en la vida política

Publicado en La Mujer en la Alianza

España y África quieren sellar unos compromisos concretos para promover el acceso de las mujeres a la vida política en el foro de parlamentario que se celebrará los próximos días 5 y 6 de noviembre, en el Congreso de los Diputados.
CANAL SOLIDARIO

Senegal, Cabo Verde, Burundi, Mozambique y hasta diez países africanos más tendrán representación política femenina en el Foro de Parlamentarias africanas y españolas, que se celebrará los próximos días 5 y 6 de noviembre en Madrid.
Más de cien diputadas del continente africano asistirán al acto, que se enmarca dentro de la iniciativa ‘Mujeres por un mundo mejor’, una red creada para la colaboración y el hermanamiento de las mujeres políticas españolas y africanas a las que están llamadas a integrarse las mujeres de todo el mundo.
El objetivo de este encuentro es formar una red activa de parlamentarias españolas y africanas para promover el avance de las mujeres en África y su acceso a los órganos políticos, de forma que se refuerce su participación en el desarrollo de las sociedades del continente en todos los sectores. Diversas conferencias y mesas redondas será parte de las jornadas.
Con la celebración de este Foro se cumple uno de los compromisos adquiridos en el III Encuentro entre España y África, celebrado en Niamey, capital del Níger, en mayo de 2008. En estos encuentros, mujeres españolas y africanas líderes compartieron reflexiones y propuestas para fijar una agenda política y sellar compromisos concretos de apoyo a las mujeres africanas.

Te puede interesar...