Tags: Mujer

Women8 pide un plan a España en la lucha contra la pobreza

Publicado en La Mujer en la Alianza

EL MUNDO

Cinco de las ocho representantes de las Women8 (W8) visitan Madrid y Valencia esta semana, dentro de la gira que están realizando por Europa y Canadá.

Las W8 son un grupo de ocho mujeres extraordinarias de distintas partes del mundo que se han unido para exigir a los líderes mundiales que cumplan con sus compromisos de ayuda al desarrollo. Esta iniciativa, puesta en marcha por Oxfam Internacional, ha unido a mujeres de India, Georgia, Bangladesh, Malí, Tailandia, Filipinas, Malawi y Nicaragua, reconocidas líderes de movimientos sociales en sus propios países.

Durante esta gira, en la que piden un mayor compromiso con la salud y educación como forma de acabar con la pobreza en los países en desarrollo, se han reunido con primeros ministros (Bélgica), miembros de parlamentos (Canadá, UE), personalidades (Máxima, Duquesa de Orange) y organizaciones sociales.

El objetivo de la gira W8

El objetivo de esta gira es explicar en primera persona el impacto que la crisis económica está teniendo en los países en desarrollo, especialmente en las mujeres y las niñas, así como pedir un sólido compromiso con el alivio de la pobreza y los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Además, quiere aclarar el papel imprescindible de la sociedad civil en los países receptores de ayuda como vigilantes para asegurar que los gobiernos invierten los fondos necesarios en servicios sociales básicos como la educación, la sanidad y el acceso a agua potable.

El grupo pedirá al Gobierno español que redoble los esfuerzos durante su presidencia de la Unión Europea, para conseguir una postura común de los 27 ante la cumbre de las Naciones Unidas el próximo mes de septiembre en Nueva York, en la que se revisarán los logros y retrocesos de los Objetivos del Milenio, a cinco años de su cumplimiento, afirma Intermon.

También abogarán por la puesta en marcha de una tasa que grave las transacciones que las entidades financieras hacen entre ellas, como forma de recaudar millones de euros anuales para luchar contra la pobreza donde sea necesario.

De la Vega: Las mujeres son el auténtico motor del desarrollo en África

Publicado en La Mujer en la Alianza

ABC

Así se ha expresado De la Vega en la sede del Instituto Cervantes antes de la proyección del documental "Ellas son... África", compuesto por cuatro cortometrajes que reflejan, con historias de ficción, la realidad de las mujeres africanas en lo relativo a la salud, la economía, la educación y el empoderamiento.

"Ellas son... África" es una coproducción de TVE y Bausan Flims, que cuenta con la participación de la vicepresidencia del Gobierno y de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y cuyos cortometrajes están dirigidos por las cineastas españolas Inés París, Chus Gutiérrez, Patricia Ferreira y Laura Mañá.

La vicepresidenta ha asegurado que son "muchas las personas" las que están dispuestas a "apoderarse" de estas cuatro historias africanas para "contribuir, admirar y apoyar la dignidad, energía y la determinación de sus protagonistas".

De la Vega ha subrayado que todo aquel que haya ido a África sabe bien "de sus colores, aroma y atardeceres", pero también de "la lucha callada" de las mujeres africanas, quienes mantienen "vivo el continente y constituyen el auténtico motor de su desarrollo".

Ha resaltado que estas mujeres sostienen a sus familias, trabajan la tierra y, "con mucha imaginación y sentido de equipo" emprenden proyectos económicos y participan en cooperativas, además, luchan por formarse y mantener su integridad física, en definitiva, ha dicho De la vega, "por tener voz y vida propia".

Para De la Vega este documental transmite el deseo y aspiración de estas mujeres, que se resume en "igualdad" y se ha mostrado convencida de que "la magia" del largometraje será muy parecida a la que se vivirá el próximo fin de semana en Valencia en el V Encuentro de Mujeres por un Mundo Mejor, donde se estrenará el documental.

El encuentro reunirá, como cada año, a mujeres españolas y africanas, pero en esta ocasión también acudirán mujeres de todo el mundo con el denominador común de "luchar por la igualdad" y con el objetivo del desarrollo "pleno de África", según ha explicado la vicepresidenta.

Antes de las palabras de De la Vega, que ha estado acompañada por la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, la secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez, y la directora del Instituto Cervantes, Carmen Cafarell, se ha celebrado una rueda de prensa en la que han participado las cuatro directoras de los cortometrajes.


Así, Inés París, quien además es la directora del proyecto, ha comentado que su "corto" trata sobre cómo las mujeres "son el motor central de la economía" en África aunque no pueden ser propietarias de la tierra puesto que pasa de "hombres a hombres" por tradición.

Chus Gutiérrez aborda el empoderamiento de las mujeres a través de una historia centrada en Mali, mientras que Patricia Ferreira relata en Etiopía el drama que padecen las mujeres víctimas de fístulas ginecológicas a causa de un parto mal atendido.

Por último, Laura Mañá narra cómo las mujeres en Mozambique acuden por las noches a clases de alfabetización "para conocer sus derechos y poder defenderlos".

La directora de Programación y Contenido de TVE, Lola Molina ha indicado que el documental será emitido por las cadenas de la corporación y que "exige de buena difusión" para que llegue el mensaje.

Los ministros de igualdad de la UE impulsarán en Valencia que la estrategia 2020 incorpore la perspectiva de género

Publicado en La Mujer en la Alianza

ImageVALENCIA.- Hacer patente la contribución de las mujeres para superar la crisis y alcanzar un nuevo modelo de crecimiento sostenible que contemple la perspectiva de género. Con estos objetivos,  los ministros de Igualdad de la UE se reúnen en Valencia (España) este viernes. “Tenemos un reto prioritario, contar con las mujeres para salir de la crisis”, asegura la ministra española de Igualdad, Bibiana Aído, en vísperas de la reunión en la que los  Veintisiete tratan de impulsar que la recuperación económica y el cambio del modelo productivo sólo es posible si la UE incorpora todo el talento de las mujeres al tejido productivo.

Los ministros europeos proponen equilibrar la balanza de la responsabilidad de hombres y mujeres en las esferas pública y privada, y profundizar en la conciliación entre la vida personal, familiar y laboral. Así, la sesión de trabajo de la reunión informal lleva por título “la igualdad entre mujeres y hombres como base del crecimiento y del empleo”.  Según la ministra española, las mujeres representan el 60 por ciento de los ciudadanos de la UE con titulación universitaria, un porcentaje que no se traslada ni al mercado profesional ni a los puestos de responsabilidad empresarial o política, lo que supone, a su juicio, “un despilfarro de capital humano”.

Durante la reunión informal de ministros de Igualdad está previsto la presentación de una declaración del Trío de Presidencias que suscriben la ministra española Bibiana Aído; la ministra de Empleo e Igualdad de oportunidades de Bélgica, Joëlle Miquet; y la secretaria de Estado para la Igualdad de Oportunidades de Hungría, Edit Rauh.

Conferencia técnica

Previa a las sesiones de trabajo de la reunión informal de este viernes, la Presidencia Española de la UE organiza el jueves una conferencia técnica en torno a tres temas de discusión. La primera sesión tiene como objetivo analizar las diferencias de género que subsisten en el empleo, reflexionar sobre la contribución de las mujeres al mercado de trabajo y debatir sobre la necesidad de alcanzar mayores índices de empleo entre las mujeres menores de 45 años.

Las políticas europeas de conciliación laboral y familiar centran la segunda mesa de trabajo, mientras que el último debate de la jornada del jueves aborda la participación de las mujeres en puestos ejecutivos y consejos de administración, la evolución experimentada en la última década y la situación actual.

Gobierno de España

Comunicado de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, con ocasión del Día Internacional de la Mujer

Publicado en La Mujer en la Alianza

SPAINUN

“Se calcula que una de cada tres mujeres en el mundo ha sido golpeada, violada o sometida a otro tipo de vejaciones durante su vida. Y este tipo de violencia viene con frecuencia de dentro de la propia familia. Entre las formas más extremas de abuso se encuentra lo que se conoce como “crímenes de honor”.

La mayoría de los 5.000 crímenes de honor que se registran cada año en todo el mundo no aparece en las noticias, de la misma forma que tampoco lo hace una multitud de actos de violencia cometidos sobre mujeres y niños por sus maridos, padres, hijos, hermanos, tíos y otros varones –a veces incluso mujeres- miembros de su propia familia.

En nombre de la “defensa del honor” familiar, se dispara, se lapida, se quema, se entierran vivas, se estrangula, se asfixia o se acuchilla a mujeres y niñas, con una horrorosa frecuencia.

Los motivos de estos crímenes son diversos. Pueden cometerse porque se considere que la víctima ha violado las normas familiares o comunitarias con respecto a la conducta sexual, o simplemente porque una mujer ha expresado su deseo de elegir un marido, o pretende divorciarse o reclamar una herencia. De forma más perversa, en ocasiones se considera que las víctimas de violaciones han “deshonrado” a sus familias y son asesinadas por esa propia familia con la finalidad de eliminar el estigma, mientras que, con frecuencia, los violadores responden levemente de su crimen.

El problema se acrecienta por el hecho de que los sistemas jurídicos de varios países aún eximen de castigo a los culpables de crímenes de honor, plena o parcialmente, incluso mediante normas discriminatorias.

Los crímenes de honor no son, sin embargo, algo que pueda catalogarse como un hecho marginal, como una rara y retrógrada atrocidad que ocurre en otro lugar. Son un síntoma extremo de discriminación contra las mujeres, que –incluyendo otras manifestaciones de violencia doméstica- es una plaga que afecta a todos los países.


Para muchas mujeres y niñas, la vida familiar que se supone productiva, protectora y armoniosa es poco más que un mito. Por el contrario, para esas mujeres la vida familiar implica una violencia física, sexual, emocional o económica, ejercida por una persona de su círculo íntimo u otros miembros de la familia. La violencia doméstica implica, de forma característica, puñetazos, patadas y bofetadas, o agresiones con objetos o armas. También incorpora denigración y humillación sistemática, e incluye a menudo el aislamiento de la mujer de sus apoyos tradicionales, como pueda ser el caso de otros miembros de la familia y amigos. A veces implica la participación forzosa en actos sexuales degradantes, violaciones y homicidios. Algunas mujeres que se resisten a un matrimonio concertado son encerradas por sus familiares por largos periodos, hasta que vencen su resistencia y acceden a casarse con el hombre que ha sido elegido para ellas.

En ocasiones se argumenta que la independencia económica y el empoderamiento de las mujeres son, generalmente, el mejor modo de combatir la violencia doméstica, y es correcto. El principal motivo que las mujeres suelen señalar como impedimento para abandonar las relaciones abusivas sigue siendo la carencia de autonomía financiera y el acceso a un hogar seguro.

Sin embargo, confiar demasiado en estas soluciones oculta la complejidad y la profundidad del problema: la violencia doméstica también ha experimentado un aumento en países donde las mujeres han alcanzado un grado considerable de independencia económica. Se conocen casos de exitosas mujeres de negocios, y parlamentarias, abogadas, médicas, periodistas y académicas que han llevado una doble vida: reconocidas y respetadas en público, sometidas a abusos en privado.

La realidad para la mayoría de las víctimas, incluyendo las víctimas de crímenes de honor, es que las instituciones estatales les han fallado y que la mayoría de los que perpetran actos de violencia doméstica pueden confiar en una cultura de impunidad para los actos cometidos; actos que serían considerados como delitos, y castigados como tales, si fueran cometidos contra extraños.

Tradicionalmente, ha existido cierto debate sobre la cuestión de la responsabilidad estatal por los actos cometidos en la esfera privada. Algunos han argumentado, y continúan haciéndolo, que la violencia familiar se sitúa fuera del marco conceptual de los derechos humanos a escala internacional. Sin embargo, bajo el derecho internacional y sus estándares, hay una clara responsabilidad del Estado en la defensa de los derechos de las mujeres y en asegurar la no discriminación, lo cual incluye la responsabilidad de evitar, de proteger y de reparar, con independencia del sexo, y con independencia de la situación de una persona dentro de la familia”.

La igualdad entre hombres y mujeres, una asignatura pendiente en todo el mundo

Publicado en La Mujer en la Alianza

EL MUNDO

Cien años después de la celebración del primer Día de la Mujer se han conseguido notables logros en la lucha por la igualdad de género. Sin embargo, son muchas las desigualdades ancestrales que separan los derechos de hombres y mujeres en todo el mundo. Sólo un dato a resaltar, ellas constituyen el 70% de la población que se sitúa bajo el umbral de la pobreza.

Además, la crisis económica mundial está teniendo efectos severos sobre las niñas y las mujeres jóvenes. Se repiten los patrones de anteriores crisis como la asiática de 1997 y la crisis financiera argentina de 2001, las jóvenes son las primeras en perder su trabajo y las niñas abandonan las escuelas para ayudar en sus hogares, cuando no son vendidas por sus propias familias para ejercer la prostitución.

Desigualdades que perduran

En el año 2010 continúan existiendo los matrimonios concertados, forzados y a edades tempranas. La mutilación genital femenina sigue siendo una práctica habitual en multitud de países. Las mujeres y niñas son utilizadas como armas de guerra o esclavas sexuales en los conflictos. La violencia doméstica, lejos de disminuir, aumenta. Y la pobreza sigue teniendo el mismo rostro: el de una mujer.

Y esta no es una situación única de países en desarrollo, existen multitud de casos dentro de la Unión Europea. Según datos de Amnistía Internacional, en Suecia, sólo el 12% de las violaciones denunciadas a la policía desemboca en juicio. En Francia, una mujer muere cada tres días a manos de su pareja. Y en España, las víctimas de violencia de género en situación irregular se enfrentan a la amenaza de expulsión si se deciden a denunciar.

Queda claro que mujeres y hombres no disfrutan de los mismos derechos en ningún lugar del mundo. Ayuda en Acción indica que a nivel global las mujeres aportan el 70% de las horas trabajadas recibiendo sólo el 10% de la renta. Las campesinas en los países del sur producen del 60% al 80% de los alimentos pero sólo poseen el 1% de la tierra. Las mujeres y las niñas representan dos tercios de las personas analfabetas y cada minuto muere una mujer por complicaciones en el embarazo. Sólo en Burundi Médicos sin Fronteras estima que de 100.000 mujeres, 1.100 mueren en el parto.


¿Qué hacer para conseguir la igualdad?

Un paso positivo en la lucha por la igualdad de género ha sido la creación del Observatorio Europeo de Violencia de Género, que se ocupa de casos de violencia a manos de la pareja o ex pareja. Sin embargo, este mecanismo no es suficiente. Es necesaria la creación de un organismo que aborde todas las formas de violencia que sufren las mujeres y niñas por el hecho de serlo, la trata, la violencia sexual, la mutilación genital femenina o los matrimonios forzados, entre otras.

La solución radica en predicar políticas teniendo en mente a las niñas y mujeres jóvenes. Algunas de ellas consisten en priorizar la educación de las niñas y mantener la inversión en oportunidades de trabajo para ellas. Así como mantener la financiación de asistencia a las mujeres jóvenes, asegurar que no haya recortes en los servicios sociales o invertir en liderazgo de las mujeres apoyando organizaciones que las tengan como base.

Te puede interesar...