La opresión contra las mujeres persiste en el mundo, según la ONU

Publicado en La Mujer en la Alianza

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos pone de manifiesto la restricción de libertades y derechos que tienen las mujeres y cita los casos del Golfo Pérsico, Sudán y Afganistán.

CANAL SOLIDARIO

"Los derechos de las mujeres continúan siendo cercenados en demasiados países". Así de contundente se mostró la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, durante la inauguración de la última sesión de la ONU, que pretendía evaluar las violaciones en todo el mundo. Pillay citó los países del Golfo Pérsico, Sudán y Afganistán como los que más vulneraban los derechos de la mujer.

Pese a citar algunos avances realizados en el Golfo Pérsico como la elección de cuatro mujeres en el Parlamento de Kuwait y el nombramiento de la primera vice-ministra en Arabia Saudí, la Alta Comisionada subrayó que "la situación general de las mujeres cae bastante por debajo de los patrones internacionales". Y afirmó que los países del Golfo deben retirar las excepciones a las que recurren cuando ratifican derechos y libertades plenos para las mujeres.

Sudán, por su parte, ha firmado muchos pactos de Derechos Humanos pero sigue discriminando a las mujeres. Pillay aprovechó la ocasión para celebrar la puesta en libertad de Lubna Hussein, ex miembro de la ONU en el país condenada a prisión la semana pasada por un tribunal por vestir pantalones. La Comisionada pidió al país "dar los pasos necesarios para abordar la brecha de la igualdad".

Asimismo, se refirió a un "grave retroceso en los derechos de las mujeres" en las disputadas elecciones afganas e instó a las autoridades del país a esforzarse por erradicar la violencia relacionada con los comicios.

Las inmigrantes subsaharianas, las más discriminadas

Publicado en La Mujer en la Alianza

Por otro lado, las latinoamericanas son las que más acogidas se sienten. Son los datos que revela un estudio realizado por la Universidad de Málaga.
CANAL SOLIDARIO

Según un estudio sobre las situación de las mujeres inmigrantes en España, las procedentes de África Subsahariana son las más discriminadas, muy por encima de las marroquíes, las latinoamericanas o las europeas del Este.
La autora del estudio para la Universidad de Málaga, Pilar Moreno, declara que a estas mujeres se las insulta y sufren abusos laborales. Moreno cree que los motivos son su piel oscura y su imagen asociada a la prostitución. “Son víctimas de una triple explotación: por ser mujeres, trabajadoras e inmigrantes”
Respecto a la situación del resto de mujeres inmigrantes, las de Europa del Este consideran que realizan trabajos muy inferiores a su cualificación, ya que muchas poseen títulos universitarios.
Las marroquíes denuncian que se sienten discriminadas por sus creencias religiosas y su forma de vestir.
Por otra parte, las mujeres latinoamericanas son las que se sienten mejor acogidas, aunque eso también depende de su situación legal y del tipo de contrato de trabajo que poseen.
No obstante, en lo que todas coinciden es en sus objetivos al venir a España: mejorar su calidad de vida, vivir tranquilas y tener un buen sueldo. Aunque existe un sector de mujeres, jóvenes y sin hijos, que decidieron inmigrar como “un proyecto personal y una aventura”, destaca Moreno.
Respecto a la situación laboral, la autora del estudio anuncia que “existe una sumisión por parte de estas mujeres, ya que muchas están capacitadas para encontrar puestos de trabajo más cualificados pero se conforman con lo que tienen por miedo a arriesgar”.

Las ministras europeas lanzan un mensaje a favor de la paridad en la esfera política

Publicado en La Mujer en la Alianza

lasministraseurope.pngCADIZ.- La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y la ministra británica para las Mujeres y presidenta de la Cámara de los Comunes, Harriet Harman, inauguraron este miércoles en Cádiz la segunda Cumbre Europea de Mujeres en el Poder, que pretende dar un nuevo impulso a la igualdad de género en la UE.

La ministra Aído recordó en su discurso la primera Cumbre Europea de Mujeres en el poder, celebrada hace 18 años en Atenas, y la “igualdad formal entre hombres y mujeres alcanzada en el marco europeo”, pero llamó a emprender el “camino hacia la igualdad real”, a través de “la democracia paritaria como el punto de partida para la construcción de una democracia que integre a toda la sociedad”.

Según Aido, sólo el 25% de los parlamentarios nacionales europeos son mujeres, así como una cuarta parte de las ministras de los gobiernos de cada Estado miembros. En 2008, señaló, sólo siete de los Veintisiete cuentan con más de un 30% de parlamentarias, cifra que alcanza un 35% en el Parlamento Europeo. Sin embargo, sólo uno de cada diez miembros de los consejos de administración de las grandes empresas europeas son mujeres, las cuales representan sólo un 3% de las direcciones de estos consejos. Todo ello, dijo, pese a que las mujeres representan el 60% de los titulados universitarios en la UE.

La ministra destacó las dimensiones nacional, europea e internacional de la lucha por la igualdad de género, con especial mención a los países en desarrollo y abogó por la creación de una “futura entidad de género” en el marco de las Naciones Unidas. La vicepresidenta Fernández de la Vega comparó el momento histórico de transformación de la cumbre de Atenas de 1992 con el actual y señaló que las políticas de igualdad no pueden ser sólo “de reflexión y papel sino que deben ser también políticas de acción y presencia”.

Según De la Vega,  “el acceso masivo de la mujeres a la esfera pública, el logro de la paridad, tiene ya unas consecuencias transcendentales”, ya que “con nuestro acceso a posiciones de responsabilidad no solamente se hace justicia con las mujeres sino que es toda la sociedad la que avanza”.


Calificó como “urgente luchar contra la impunidad de la violencia sobre las mujeres”, que tiene “carácter mundial y múltiples formas de manifestarse”. De ahí que la  Presidencia española haya propuesto la puesta en marcha de un Observatorio Europeo contra la violencia de género y la Orden europea de protección a las víctimas. Señaló, asimismo, la necesidad de atajar la crisis global de la economía real mediante “una economía sostenible y responsable”, lo cual “hace aflorar de modo determinante la posición real de las mujeres en el mundo económico, empresarial y laboral”.

En su intervención, la ministra británica para las Mujeres y presidenta de la Cámara de los Comunes, Harriet Harman, señaló que las ministras allí reunidas “hemos logrado avances, pero seguimos siendo pioneras”. Destacó, asimismo, la importancia de celebrar reuniones periódicas de ministras europeas ya que, unidas, pueden “cambiar la forma que tienen los países de trabajar juntos” y dar un nuevo enfoque a las relaciones internacionales.

Harriet Harman coincidió con la ministra Aído en las tres dimensiones del trabajo que tienen por delante: “dentro de nuestros países, a lo largo de Europa y en el ámbito internacional”. Asimismo, apoyó firmemente la creación por parte de la ONU de una Agencia para Mujeres. La ministra británica ha convocado en Londres una reunión con diplomáticas y embajadoras ante el Reino Unido para apoyar la creación de esa nueva agencia en Naciones Unidas.

En la inauguración de la cumbre, el presidente de la Diputación de Cádiz, Francisco González, refiriéndose a la Constitución de Cádiz de 1812, se congratuló de ese “nuevo nexo que une la ciudad a la lucha por los más elevados ideales que inspiran la UE”. También la ministra Aído destacó que la cumbre se ubicara en esa “ciudad marcada históricamente por su amor a la libertad y a las causas justas”. Las 23 ministras de diecisiete países de la UE, junto a otras representantes políticas reunidas en Cádiz, adoptarán al término de la cumbre una declaración política para impulsar de forma definitiva la igualdad de género en Europa.

Gobierno de España

Las mujeres violadas, víctimas olvidadas de la guerra en Yugoslavia

Publicado en La Mujer en la Alianza

La ONG pide ayuda médica, psicológica y económica para las víctimas. La violación todavía es un tabú en la conservadora sociedad bosnia

EL MUNDO

Bosnia-Herzegovina ha fracasado en garantizar los derechos a miles de mujeres violadas durante la guerra (1993-1995), según un informe de la organización Amnistía Internacional (AI) en el que se pide ayuda para que las víctimas puedan rehacer sus vidas.

En el documento, presentado este miércoles en Sarajevo, AI insta a las autoridades de Bosnia-Herzegovina a hacer todo lo posible para investigar las violaciones y castigar a los autores de esos crímenes de guerra.

Además, pide a las autoridades elaborar una amplia estrategia para indemnizar a las mujeres víctimas de las violaciones y brindarles ayuda médica y psicológica que continúan necesitando 14 años después del conflicto.

Los casos de violaciones y otros delitos de maltratos sexuales fueron numerosos durante la guerra bosnia. El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), fundado en 1993 por la ONU, juzgó 18 casos de graves delitos en relación con las violaciones en Bosnia-Herzegovina.

El Tribunal estatal bosnio, establecido en 2005 para juzgar casos por crímenes de guerra, ha condenado hasta ahora sólo a 12 hombres por el maltrato sexual. Sin embargo, ninguno de los gobiernos bosnios después de la guerra ha tomado medidas apropiadas para que las mujeres y jóvenes violadas pudiesen ver cumplido su derecho a la justicia.

"Durante la guerra, miles de mujeres y jóvenes fueron violadas, en muchos casos de forma brutal; muchas fueron detenidas en campos de concentración, hoteles, casas privadas, donde fueron objeto de abusos", denuncia en el informe Nicola Duckworth, director del Programa para Europa y Asia Central.

"Personas culpables de sus sufrimientos, miembros de formaciones militares, paramilitares y policiales están en libertad. Algunos todavía ocupan altos cargos o viven en las mismas zonas que sus víctimas", agrega.


El drama de Emina

En el informe figura el testimonio de Emina, una mujer violada de Srebrenica, que reveló hechos desconocidos hasta ahora, como estupros que cometían miembros de los propios "cascos azules" holandeses en esa zona protegida por la ONU.

"Todo el mundo sabe de Srebrenica. Pero nadie sabe de los crímenes que los extranjeros cometían contra nosotros. ¡Qué cosas me han hecho a mí! También ellos son unos criminales de guerra", dijo Emina.

Esa mujer esperaba con su bebé en los brazos ayuda humanitaria con alimentos, cuando se le acercó un soldado holandés y la invitó que le acompañara, prometiéndole un paquete de ayuda que tanto anhelaba para dar de comer al niño después de varios días de hambre.

"Me dijo que esperase en una habitación. Me di cuenta de que cerró con llave la puerta. Estuve tan débil, llorábamos los dos, mi bebé y yo. Permanecimos encerrados durante 24 horas, sin comer ni beber. El llegó por la noche. Y ¿quién habla ahora de eso?", contó.

Total falta de ayuda

El informe critica a las autoridades también por no proporcionar a las víctimas ayuda médica ni psicológica, que reciben sólo de organizaciones no gubernamentales con medios financieros limitados.

Jasmina, otra víctima citada en el informe, declaró: "Todavía no puedo dormir sin pastillas. Todavía me inquieto cuando se menciona la guerra. Alguna foto, recuerdo, cuña televisiva, pueden ser la chispa. No puedo soportarlo, necesito ayuda".

Miles de esas mujeres víctimas de violaciones también perdieron a sus próximos, muchas no logran encontrar o permanecer en el trabajo por su mala situación psíquica, viven sin ingresos, en miseria y sin poder adquirir medicamentos.

Como la violación todavía es un tabú en la conservadora sociedad bosnia, en numerosos casos las mujeres se ven estigmatizadas y no se les trata como personas que necesitan ayuda para que puedan nuevamente edificar sus vidas.

Lemsine: "España no comprende el reto de la Alianza de Civilizaciones para las mujeres"

Publicado en La Mujer en la Alianza

DIARIO VASCO

La escritora argelina Aicha Lemsine, ganadora del premio "Hellman Hammet" en 1995, ha afirmado hoy que España "no comprende el reto que desarrolla la Alianza de Civilizaciones para las mujeres" y ha sostenido que esta alianza es una imagen de cambio y desmitificación de los integrismos.

La escritora ha participado hoy en Córdoba en una jornada-taller sobre género y transculturalidad organizada por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) y la organización Voces del Mediterráneo, que pretende hacer una reflexión sobre los factores que inciden en la discriminación de las mujeres, así como profundizar en una mejor comprensión de la diversidad cultural en el mundo.

Lemsine ha declarado a los periodistas que la Alianza de Civilizaciones es un proyecto "muy importante" para las mujeres en general y concretamente para las musulmanas que se encuentran bajo la "amenaza integrista y el acoso identitario", por lo que seguirá luchando para que la mujer musulmana tenga libertad suficiente para decidir por sí misma.

Además ha mencionado que tiene plena confianza en esta Alianza ya que muestra un Islam "no de imposición a las mujeres, sino pacífico en diálogo con todos".

"La Alianza es un proyecto que necesitamos todas para poder avanzar, hablar y tener un cuadro que nos una más que nos separe", ha subrayado Lemsine.

El taller, que trabaja sobre las bases de la Declaración de Granada 2009, está dividido en dos partes: en una primera habrá un debate en el que se abordarán los diferentes conceptos relacionados con la palabra "género" y en una segunda se desarrollará una mesa redonda que tratará sobre la transculturalidad para combatir el machismo y sus efectos nocivos discriminatorios para las mujeres.

Te puede interesar...