La organización Cerai fomenta el desarrollo de las mujeres del mundo rural en Argelia.

Publicado en La Mujer en la Alianza

Imparten talleres de artesanía, costura, repostería, peluquería e informática

EUROPA PRESS / EL MUNDO

ZARAGOZA.- El 'Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional' (CERAI) ha permitido la creación de seis asociaciones en Argelia, que fomentan el desarrollo social y económico de 150 mujeres argelinas del mundo rural, dando pasos hacia su autonomía.

La ONG 'CREAI', instituida en marzo del año pasado, ha desarrollado con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo la creación de movimientos asociativos en tres comunidades de Argelia, 'Fleurus', 'Boutlilis' y 'Benfreha', que tienen como principal objetivo la integración de las mujeres en el mercado laboral.

La coordinadora del proyecto, Anabel Carreras, comentó en declaraciones a Europa Press, que el reto de la CREAI consiste en "supervisar lo que hacen las asociaciones, con el fin de adaptarlas a la realidad del país, desde el respeto de la cultura, evitando así el sentimiento de extrañeza".

Docentes argelinos han organizado cursos semanales cada dos meses, en los que se han impartido clases de teoría y de práctica para facilitar el aprendizaje de la gestión de una asociación, el diseño de un proyecto o la planificación de la comunicación.

Con esto, se ha pretendido profesionalizar el trabajo que están desarrollando, para poder lograr un mayor nivel de organización, rentabilizar sus recursos y ampliar su campo de intervención.

Tras este primer paso, las asociaciones emergentes, 'APPEPT', 'Chougrani' y 'Tamari', entre otras, han abierto tres centros de formación, a los que acceden un total de 150 mujeres con situaciones sociales difíciles.

Los talleres abiertos imparten clases de artesanía, costura, repostería, peluquería e informática. Además, las asociaciones ofrecen actividades de desarrollo personal, como salidas culturales, talleres de teatro u organización de fiestas.


"La mayoría de las mujeres que acuden a esos centros sociales ni tienen trabajo, ni acudieron a la escuela, porque no hay mucha oferta en el país", comentó Anabel Carreras, que agregó que tienen entre 16 y 50 años.

El balance de este proyecto ha revelado que las asociaciones se han convertido en una palanca para el país, asolado durante años por la guerra. Así, "tras 15 meses de trabajo conjunto, los resultados han superado todas las expectativas", comentó la coordinadora del proyecto.

"No sólo se ha tenido que ampliar el número de mujeres por taller porque están entusiasmadas, sino que se han creado listas de espera para la siguiente promoción", afirmó Anabel Carreras.

De esta forma, se pretende lograr la sensibilización de la sociedad argelina sobre la situación de la mujer rural, acompañando a las asociaciones locales a abrir un debate en las familias, las comunidades, las administraciones y la sociedad civil en general sobre el papel que la mujer puede desempeñar en el desarrollo de un mundo rural argelino empobrecido.

Soñar con un futuro mejor

"Las mujeres han encontrado en estos centros un lugar donde formarse, pero sobre todo, lo han convertido en un lugar de encuentro, de discusión, de esparcimiento; un lugar desde el que han empezado a pedir cambios, a hacerse visibles, a plantearse la posibilidad de tener un empleo, a soñar con un futuro mejor para ellas y para sus hijos e hijas", destacó Anabel Carreras.

"Aunque es cierto que muchas mujeres no han podido acudir por prohibición de sus hermanos, padres o maridos, otras, han sido animadas por los suyos para inscribirse, incluso las administraciones, con sus sospechas, han empezado a apoyar a las asociaciones locales en esta aventura, cediendo infraestructuras, materiales y en ocasiones incluso mano de obra", dijo la coordinadora.

En las zonas rurales, indicó, "apenas se ven mujeres en las calles, y no disponen de ningún espacio de encuentro, lúdico o socio-cultural". Por tanto, éste es un proyecto "real de cambio de la percepción que las mujeres rurales tienen de sí mismas, viéndose como potenciales actrices en el desarrollo tanto de sí mismas, como de sus familias y sus comunidades", concluyó Anabel Carreras.

CERAI es una ONGD de carácter laico, progresista e independiente, que surgió en el año 1994 en Valencia con la intención de abordar el mundo agrícola y rural español y europeo, las relaciones con el comercio internacional, el problema del subdesarrollo, el medio ambiente, la agricultura ecológica y su futuro, el desarrollo sostenible, el éxodo rural, etc.

Las lesbianas palestinas alzan la voz para que la sociedad reconozca sus derechos

Publicado en La Mujer en la Alianza

Problemática de los homosexuales en los países árabes

MEDITERRANEAS.ORG

La Asociación de mujeres palestinas Aswat-Palestinian Gay Women lleva más de cuatro años alzando la voz para que la sociedad reconozca sus derechos y espera que los medios de comunicación le presten la misma atención que al presidente iraní, Mahmud Ahmadineya, cuando dijo que en su país no hay homosexuales.

Así lo aseguró a Efe la palestina Nisreen Mazzawi, cofundadora y miembro de la junta directiva de Aswat que se encuentra en España para explicar la problemática a la que se enfrentan los homosexuales en los países árabes.

Mazzawi consideró durante una conferencia en Madrid que las lesbianas de su país tienen que librar "una triple lucha" porque, además de ser lesbianas, son mujeres y palestinas, con lo que se enfrentan a múltiples retos como las leyes contra la liberación sexual en los estados árabes o el conservadurismo de la sociedad y la familia en esos países.

"A los hombres se les educa para que se diviertan, para que sean líderes de algo; a las mujeres, en cambio, se las educa para que sean buenas", subrayó Mazzawi.

Por eso, en 2002 nació Aswat, primero como un foro virtual en el que las lesbianas palestinas pudieran hablar de sus necesidades "sin miedo", y un año después consiguió tener una plataforma de organización y las miembros pudieron celebrar su primera reunión.

"Aswat ayuda a las mujeres en un clima en el que podemos hablar de nosotras mismas. Seguimos una línea en la que se puede confiar", explicó Mazzawi, quien actualmente reside en Israel.

Su principal reto, según dijo a Efe, es cambiar la sociedad y aunque saben que "no es fácil", Mazzawi es optimista y confía en "crear un espacio de igualdad con las mismas oportunidades que el resto" y poder vivir así la vida que ellas quieran.

En este sentido conciben la lucha no sólo como lesbianas sino también como mujeres de nacionalidad palestina: ¿cómo podemos hablar de lesbianismo sin hablar del problema palestino?, yo no puedo hacerlo".

Aswat -que también está formada por transexuales y bisexuales- colabora con grupos feministas, movimientos por la paz y por los derechos humanos, entre otros, pero Mazzawi dijo con rotundidad que "algunos son bienvenidos y otros no lo son" porque tienen diferentes maneras de proceder.


Preguntada por Efe sobre las declaraciones del presidente de Irán en las que manifestó: "nosotros no tenemos homosexuales como en Estados Unidos. No tenemos ese fenómeno", Mazzawi dijo que no sabe lo que pasa en ese país pero subrayó que ella y la asociación están aquí y existen.

"Nosotros tenemos que decir que existimos y alzar nuestra voz. Espero que los medios de comunicación nos presten la misma atención que le han prestado al presidente iraní. El dirá lo que quiera, y nosotros, que existimos", destacó.

Reconoció que sale del armario "cada día" y a pesar de que en su caso no hubo un día en concreto en el que reconoció su homosexualidad, sino que "fue un proceso"; cuando lo hizo, no se sintió tan sola, al poder compartir su vida con la gente que quiere.

"Hay muchas familias que lo aceptan y otras que no lo aceptan; algunas puede que no lo hagan nunca porque piensan que los hijos deben perpetuar el apellido, y las hijas, tener hijos", opinó.

En cualquier caso, Mazzawi y la asociación continuarán la lucha para que finalmente se vea reconocido su lugar en el mundo y, entonces, como ahora desearán para todos: "paz y amor desde Aswat".

http://www.aswatgroup.org

Las solteras egipcias se organizan frente a la presión social y la marginación

Publicado en La Mujer en la Alianza

Ines Bel Aïba / MEDITERRANEAS.ORG

1. • En una sociedad tan conservadora y religiosa, casarse es una obligación y una obsesión

Ante las presiones que soportan las mujeres solteras en su país, donde el matrimonio es una obsesión, una joven egipcia ha decidido dar un paso adelante. Para cambiar la visión "injusta" que Egipto tiene de los solteros y afrontar la dificultad de ser mujer en una sociedad patriarcal, Yomna Mojtar ha creado Solteronas por el Cambio.

Fue en el inevitable Facebook, convertido en una plataforma para la protesta social en Egipto, donde esta periodista de 27 años lanzó el grupo, que cuenta ya con más de 550 miembros. "La sociedad tiene una visión muy negativa de los solteros. Los presiona fuertemente para que se casen y les margina" si no lo hacen, afirma Mojtar. En un país conservador donde la religión es omnipresente, casarse es una obligación, tanto para los cristianos como para los musulmanes. Incluso hay asociaciones islámicas que organizan regularmente bodas colectivas para los más desfavorecidos, con el objetivo confeso de evitar los comportamientos "desviados", es decir las relaciones sexuales fuera del matrimonio o la homosexualidad.

"Incompletas"

Estudien o trabajen, las mujeres no casadas son percibidas como "incompletas", dice Mojtar. La edad a partir de la que una mujer es considerada una solterona varía según el medio en el que se mueva, pero en cuanto se acerca a la treintena, los comentarios descorteses —y las pullas— se multiplican.

En Egipto "se inculca a la mujer desde la cuna que su supremo destino es casarse y tener hijos", dice Mojtar. La socióloga Madiha al Safti confirma que tradicionalmente la mujer es ante todo esposa y madre: "Toda familia detesta tener una solterona. Una mujer sola está muy mal vista. La gente se pregunta qué problema debe tener".

Mojtar quiere ver en el entusiasmo mediático por su iniciativa un signo de una tímida evolución. Y también en el hecho de que parejas casadas e incluso hombres se hayan unido al grupo. "¡Lo que pasa no es normal, y alguien tenía que decirlo!", se exclama Mohamed Abdel Ati, de 25 años, uno de sus miembros. "Casi todos mis amigos están casados y tienen hijos. Cada vez que les veo, la misma cantinela: ’A ver si te casas, Mohamed!’. Y sus mujeres me proponen: ’¿Quieres que te busquemos a alguien?’", explica.

El grupo organizará reuniones moderadas por un psicólogo en las que las solteronas puedan expresar su malestar. Sin embargo, está lejos de militar por el celibato, y no traspasa ninguna de las líneas rojas que impone la sociedad. "No estamos contra el matrimonio, ni contra los hombres. Lo que queremos es que las parejas se forjen sobre bases sólidas —afirma Mojtar—. Algunas mujeres se casan demasiado deprisa para que no les digan más que son unas solteronas. Pero con un matrimonio con el primero que pillan, corren el riesgo de cambiar ese calificativo por el de divorciadas, que también está mal visto".

Marruecos inaugura un programa de lucha contra la violencia de género.

Publicado en La Mujer en la Alianza

EFE /EL MUNDO

RABAT.- Marruecos ha inaugurado este viernes un programa que prevé la lucha contra la violencia de género mediante el refuerzo de las capacidades económicas y sociales de las mujeres y niñas en el país, según han informado fuentes oficiales.

Se trata de la primera proposición aprobada para Marruecos en el marco del Fondo España-Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), lanzado para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de la ONU.

Según un comunicado de la Embajada de España en Marruecos y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), la iniciativa se encuadra en el apoyo a la política pública marroquí de lucha contra la violencia de género y en el fomento de las políticas de igualdad de género.

"Con estas acciones, España busca apoyar las reformas jurídicas y políticas iniciadas por Marruecos en los últimos años; la voluntad de su Gobierno de reforzar los derechos fundamentales del individuo y el compromiso del país en materia de lucha contra la violencia", aseguró el embajador de España en Marruecos, Luis Planas, en el acto de inauguración en Marraquech.

El programa será ejecutado por ocho agencias de la ONU presentes en el país, con el Fondo de Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) a la cabeza, y está dotado con una partida de unos 5,3 millones de euros.

Según recordaron las fuentes, el Fondo España-PNUD es un instrumento de cooperación multilateral creado en diciembre de 2006 para apoyar la labor de las Naciones Unidas en la realización de reformas a nivel nacional durante el periodo 2007-2010, entre las cuales se aborda la igualdad entre hombres y mujeres.

Marruecos presenta un plan contra la violencia de género

Publicado en La Mujer en la Alianza

MEDITERRANEAS.ORG

Marruecos presenta un plan contra la violencia de género

El 5 de Marzo se ha inaugurado en el Instituto Superior de la Magistratura de Rabat un seminario de formación para los fiscales responsables de las Células de Violencia de Género de Marruecos en el que el Director de la Cooperación del Ministerio de Justicia de Marruecos, Abdelmajid Rhomija presentó el Plan de Acción de su Ministerio en materia de Lucha contra la Violencia de Género.

El plan fue presentado en el Marco del Proyecto Adl de la Cooperación Española de “Fortalecimiento y Modernización de la Administración de Justicia de Marruecos”.

Este plan ha sido elaborado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) conjuntamente con otras instituciones, entre las que figuran los Ministerios de Justicia de España y de Marruecos, FIIAPP y la Junta de Andalucía.

El Plan de Acción viene a sumarse a las iniciativas puestas en marcha en los últimos años por el Ministerio de Justicia de Marruecos como la creación de Células de Violencia de Género en las Cortes de Apelación o la puesta en marcha de una Línea Verde de atención a las víctimas.

Todas estas iniciativas del Ministerio de Justicia se enmarcan dentro del proceso de reformas emprendido por Marruecos en este ámbito y cuyo principal exponente es la reforma de la Mudawana en 2004.

Al evento, que se alargará hasta el 7 de marzo, asistieron los miembros de la Red de Fiscales responsables de Células de Lucha contra la Violencia, además de representantes del Secretariado de Estado de Familia, el Ministerio de la Salud y el Fondo de Naciones Unidas para la Población.

Tras este seminario, diez de los fiscales participantes viajarán a Sevilla entre el 12 y el 15 de marzo para conocer la experiencia andaluza en materia de lucha contra la violencia de género.

El Proyecto Adl pretende contribuir al desarrollo de un sistema de justicia en Marruecos más confiable e independiente, que sea eficiente y accesible.

La actuación del proyecto se centra en dos campos de acción específicos: la mejora de los sistemas de cooperación jurídica internacional y de los mecanismos de asistencia jurídica a las personas que se encuentran en condiciones desfavorecidas.

Te puede interesar...