El ministro de Exteriores kazajo pronuncia un discurso ante la VI edición del foro global UNAOC, sobre la Unidad y la Diversidad

Publicado en Kazajstán

El ministro de Asuntos Exteriores de la República de Kazajstán, S. E. Erlan Idríssov, se desplazó la semana pasada a Indonesia en visita de trabajo para participar en el VI Foro de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC), celebrado los días 29 y 30 de agosto en Bali.

Centrado en el tema “Unidad en la diversidad: Celebración de la diversidad en aras de valores comunes y compartidos”, el foro concitó a dirigentes de la política, el sector privado y la sociedad civil de todo el mundo –incluido el Secretario General de Naciones Unidas, S. E. Ban Ki-moon– en una productiva cumbre de dos días de duración.

La presente edición del foro cobró particular relevancia al subrayar S. E. Sam Kutesa, presidente del 69.º periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, que la UNAOC es una de las prioridades de su mandato, haciendo especial hincapié en la importancia de la tolerancia, el entendimiento y la interacción culturales y religiosos entre los pueblos del mundo.

Tras recuperar la independencia, Kazajstán se enorgullece de su historial de tolerancia e inclusión, tal y como atestigua el hecho de que 120 nacionalidades y 3400 organizaciones religiosas convivan en paz actualmente en el país. 

El Congreso de Dirigentes Religiosos Mundiales y Tradicionales, que se reúne cada 4 años en Astaná, capital de Kazajstán, ha congregado a representantes de diversas religiones de más de 80 países de todo el mundo y cuenta con el reconocimiento de la ONU como factor coadyuvante al mantenimiento de la paz y la confianza entre pueblos de nacionalidades y religiones distintas.

En una declaración dirigida a los participantes del foro, el ministro Idríssov se refirió a Kazajstán en estos términos: “Nuestro posicionamiento activo y visible hace partícipe al mundo de nuestras visiones y avances y está enfocado a fortalecer la interacción interconfesional e intercultural. Creamos las condiciones que garantizan que todos puedan profesar su religión en libertad así como hablar y explorar la lengua, la cultura y las tradiciones de los respectivos grupos étnicos. La cultura kazaja es, en su conjunto, el producto de la superposición de los sustratos culturales propios de todos sus grupos étnicos”.

Te puede interesar...

Sin etiquetas que coincidan