El feminismo islámico es necesario por Juan José Tamayo

Publicado en Opinión

 

¿Reclamar la derogación de leyes y prácticas discriminatorias para con las mujeres, como la prohibición del acceso de las mujeres a las mezquita o su ocultación tras las celosías.

Con prácticas transgresoras de este tipo, las mujeres irán asumiendo funciones directivas, adquirirán visibilidad e irán superando las situaciones de exclusión en el entorno de lo sagrado, al que tienen derecho a acceder en igualdad de condiciones y con los mismos derechos que los varones.

Las mujeres musulmanas deben empoderarse igualmente en la esfera política y social. Para ello, no pueden quedarse recluidas en el espacio religioso. Necesitan salir de las instituciones musulmanas, del cerco doméstico en el que las han encerrado una organización jerárquico-patriarcal y una interpretación androcéntrica del Corán, ajena a la práctica y al espíritu originario del islam. Han de dar el salto a la esfera pública sin complejos, pero no como comparsa, sino como ciudadanas, como sujetos políticos, como protagonistas. Están llamadas a participar en el ágora, en la vida política, en el debate ético.

Dentro del islam hay un fuerte movimiento organizado de mujeres y un pujante pensamiento feminista que están haciendo importantes avances y logrando no pocas conquistas en lo que a la igualdad y a los derechos de las mujeres se refiere. Existe, igualmente, una pujante corriente de pensamiento feminista. La profesora iraní Valentine Moghadam entiende el feminismo islámico como «un movimiento reformista centrado en el Corán, realizado por mujeres musulmanas dotadas del conocimiento lingüístico y teórico necesario para desafiar las interpretaciones patriarcales y ofrecer lecturas alternativas en pos de la mejora de la situación de las mujeres, al mismo tiempo como refutación de los estereotipos occidentales y de la ortodoxia islamista».

Tags: Mujer