Alianza de Civilizaciones en la UE por R. Tamames y M. López

Publicado en Opinión

ESTRELLA DIGITAL
El domingo pasado, los visitantes de Medina Azahara, en Córdoba, fueron sorprendidos por una procesión de coches oficiales y de seguridad fuera de lo común que sorprendía hasta a los trabajadores de las instalaciones arqueológicas. La llamativa caravana respondía al hecho de que los ministros de Exteriores turco y español estaban reunidos ese día y no pudieron escoger un escenario más apropósito para los representantes de los dos países que lideran la tan traída y llevada "Alianza de Civilizaciones".
Un día después, ya en Madrid, el secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, en la presentación de la intervención de Ahmet Davutoglu, ministro de Exteriores de la República de Turquía, en un conocido foro de debate público, afirmaba que España hará "todo lo que sea posible" para agilizar el ingreso de Turquía en la UE, durante su próxima Presidencia de turno del Consejo de la UE, es decir, en el primer semestre del 2010.
A lo cual el Sr. Davutoglu correspondía mostrando la creencia turca de que con la Presidencia española, el proceso "se acelerará desde un punto de vista técnico, y que habrá más actividad desde un enfoque político". Al tiempo que subrayaba las semejanzas entre Turquía y España: los dos países se han enfrentado a duras negociaciones de acceso a la UE, ambos viven bajo la amenaza del terrorismo independentista, y los dos Estados patrocinan la Alianza de Civilizaciones, calificada por el ministro turco como una de las mejores iniciativas internacionales de los últimos veinte o treinta años.
Ahmet Davutoglu ha sido el principal asesor en política internacional del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, desde su llegada al poder hace siete años, y hasta ahora su objetivo prioritario es la plena incorporación a Europa, sin perder de vista su entorno cercano, de tal forma que no teme declarar que su política exterior consiste en "cero conflictos con los vecinos".
En esa línea, encontramos el acercamiento con Armenia mediante una serie de protocolos que preveían, por primera vez en la historia, el establecimiento de la normalidad en las relaciones diplomáticas, incluyendo la apertura de la frontera común y la creación de una comisión de expertos para el estudio del conocido "genocidio armenio". Además, con relación al conflicto con la minoría kurda el Parlamento ha puesto en marcha de una serie de medidas para mejorar sus derechos, como el relajamiento de las restricciones de uso de su lengua, otrora prohibida, incluyendo el lanzamiento de una empresa estatal para la creación de un canal de televisión en esta lengua.
Con todo, el último informe de progreso de la Comisión Europea, critica la rigidez del Gobierno de Ankara con respecto a Chipre, pues Turquía sigue sin abrir sus puertos y aeropuertos a los ciudadanos y mercancías greco-chipriotas, al tiempo que según quejas presentadas por Grecia, el país más asiático de Europa viola de forma continuada su espacio aéreo. Ante este espinoso tema el ministro Davutoglu afirma que las negociaciones este año han progresado mucho y que en ese sentido esperan "objetividad" de la Presidencia española para alcanzar un acuerdo.
Seguiremos atentos, no sólo a los mediáticos nombramientos que está previsto se produzcan hoy en la Cumbre Informal de Jefes de Estado y de Gobierno de Bruselas, sino también a cómo evoluciona la diplomacia turca y la comunitaria en la senda de la que sin duda puede ser la adhesión de mayor importancia desde la de los Estados de Europa Oriental en el año 2004.

Te puede interesar...

Sin etiquetas que coincidan