La chica que no quiso ser una suicida

Publicado en Opinión

Una adolescente iraquí se entrega a la policía con un chaleco de explosivos

REUTERS - Bagdad - 26/08/2008

ImageArmada con un chaleco cargado de explosivos, una adolescente de pelo rojizo se acercó el pasado domingo a una patrulla de la policía iraquí. Se detuvo frente a los cuatro agentes e hizo algo que echó por tierra el plan que los terroristas habían diseñado: en lugar de explotarse, habló a los policías y les explicó que llevaba una bomba adosada al cuerpo. Y les dijo que no quería llevar a cabo ningún atentado, que no quería morir ni ser una terrorista suicida.

La ciudad de Baquba, capital de la provincia suní de Diyala, una de las más conflictivas en un Irak que poco a poco ve cómo se reducen los niveles de violencia, fue el escenario de esta insólita escena. Los policías, desconcertados, ordenaron a la chica ponerse de espaldas contra una pared mientras se mantenían a una prudente distancia. Unos instantes más tarde, según puede verse en una grabación, uno de los agentes se acercó a la joven y la esposó a una reja.

Poco después, otros dos agentes le quitaron el chaleco y la cachearon en busca de más explosivos. La grabación termina cuando uno de los policías, antes de llevarse detenida a la arrepentida suicida, se quita la chaqueta de su uniforme y cubre con ella los hombros desnudos de la menor.

La adolescente tiene entre 13 y 17 años, según las distintas versiones ofrecidas por la policía iraquí y el Ejército de EE UU. En comisaría declaró que una mujer mayor le había atado a la fuerza el chaleco y le había ordenado que se dirigiera hacia la puerta de entrada de una escuela cercana, donde debía aguardar instrucciones de alguien que la iría a buscar.

Te puede interesar...

Sin etiquetas que coincidan