Nunca habrá una solución militar por Daniel Barenboim

Publicado en Opinión

Los israelíes debemos finalmente encontrar elvalor para no reaccionar ante esa violencia, el valor de ser fieles a nuestrahistoria. Los palestinos no podían esperar que después del Holocausto nosocupáramos de alguien que no fuéramos nosotros mismos: teníamos que sobrevivir.Ahora que lo hemos hecho, unos y otros debemos mirar colectivamente haciadelante. Aún no ha nacido el primer ministro israelí capaz de esa empresa.Fundamentalmente, hoy en día no hemos avanzado nada respecto a 1947, cuando lasNaciones Unidas votaron la partición de Palestina. Peor aún: en 1947 todavíaera posible imaginarse un Estado binacional, pero, 60 años después, parece algoinconcebible. Hoy en día, los israelíes, al referirse a una solución basada enla existencia de dos Estados, hablan de separación, de divorcio: ¡qué cinismo!Normalmente, los divorcios afectan a personas que en su día se quisieron...

Esta situación me hace sufrir, y todo lo quehago tiene algo que ver con ese sufrimiento, ya sea dirigir obras de Wagner enIsrael (¡y desde luego no fui el primero en hacerlo!), citar la Constituciónisraelí en la Knesset, fundar la Orquesta West-Eastern Divan junto al escritorEdward Said, organizar una escuela musical infantil en Berlín o, como haocurrido hace poco en Jerusalén, ofrecer un concierto para los dos pueblos.Algunas de estas actividades obtienen una atención exagerada de los medios decomunicación, pero yo las hago porque me enloquece comprobar hasta dóndepodemos llegar cada día los judíos con nuestras injusticias, y lo mucho queponemos en peligro la futura existencia de Israel. Por cínico que parezca, mealegro de haber nacido en 1942 y no en 1972. Tal como están las cosas, porfortuna no viviré para ver el día en que sea posible la desaparición del Estadojudío, del mismo modo que no asistiré al momento en que la música clásica quizáya no tenga ninguna presencia ni en nuestra mentalidad ni en nuestrossentimientos.

Te puede interesar...

Sin etiquetas que coincidan