Provocación y respuesta por Timothy Garton Ash

Publicado en Opinión

La segunda pregunta es si habría que prohibir Fitna por ley, como han exigido los embajadores de 26 países islámicos al Gobierno holandés. A diferencia de la cuestión del asesinato, estoy dispuesto a aceptar que éste es un aspecto que puede debatirse legítimamente en una democracia, pero mi respuesta sigue siendo un rotundo no. La película es incendiaria, pero no me parece que traspase la línea de la incitación, y, hasta ahora, da la impresión de que el Ministerio de Justicia holandés está de acuerdo. La verdad es que la postura de Wilders resulta ridículamente contradictoria. El año pasado pidió que se prohibiera el Corán "como si fuera el Mein kampf". Es decir, quiere que se prohíba el libro sagrado de 1.400 millones de personas, pero que su filme lo vea todo el mundo. Ésa es su idea de la libertad de expresión. ¿Quién se cree que es? ¿El verdadero profeta?

Partiendo del principio fundamental de que no debe amenazarse de muerte ni lesiones a nadie por rodar ni difundir una película como ésta, y de que debe estar a disposición de todos los adultos en posesión de sus facultades -y si uno no quiere verla, que no la vea-, entonces la pregunta crucial es: ¿cómo debemos interpretarla y cómo debemos reaccionar?

Por si no la han visto, les haré un resumen telegráfico: consiste en retazos de citas sanguinarias escogidas del Corán mezcladas con fragmentos espantosos de atentados terroristas y ataques de los extremistas yihadistas, de carácter antisemita, anticristiano y antioccidental (la terrible decapitación de un rehén, una sobrecogedora conversación telefónica con alguien que está a punto de morir en las Torres Gemelas, una pancarta que dice: "La libertad, al infierno"), hasta llegar a una presentación alarmista sobre la inmigración musulmana en Holanda y Europa. Concluye con afirmaciones como que "el islam pretende destruir nuestra civilización occidental" y "alto a la islamización", antes de disolverse en negro sobre el sonido de una bomba de relojería y truenos. Es decir, muestra de forma implícita una ecuación de tres términos: islam = terrorismo = inmigración.

Te puede interesar...

Sin etiquetas que coincidan