Provocación y respuesta por Timothy Garton Ash

Publicado en Opinión

Hay que desentrañar cada uno de los tres elementos, el signo igual implícito entre ellos y las intenciones de todo el filme. El primer ministro holandés dice que, en su opinión, "no tiene otro propósito que ofender". Esta frase puede bastar como fórmula de condena de un político, pero la verdad es que se vislumbran, al menos, otros tres objetivos: encender el debate a propósito de unas cuestiones sobre las que Wilders tiene una postura apasionada, incluso fanática, y que preocupan a muchos holandeses; obtener más votos para su partido político, que tiene ya nueve de los 150 escaños de la Cámara baja holandesa, y adquirir publicidad mundial para un populista de lo más moderno.

Una respuesta posible al primer término de la ecuación -las citas del Corán- es la que ha sugerido el productor judío holandés de televisión Harry de Winter, que dice que en la Torá judía se pueden encontrar frases muy ofensivas para los homosexuales, las mujeres y los predicadores no judíos, y que, si fuera una película sobre los judíos, se habría dicho que era antisemita. Es decir, podríamos responder, por polemizar, con una selección como la de Wilders sacada de la Torá, o de todo el Antiguo Testamento de los cristianos. Más en serio, habría que sopesar hasta qué punto están equilibrados los fragmentos pacifistas y los belicosos en el Corán según las interpretaciones normales que hacen actualmente los musulmanes, en comparación, por ejemplo, con las interpretaciones normales que hacen los cristianos de la Biblia; porque, en todos estos libros misteriosos y polifónicos, el secreto está en la interpretación.

El segundo elemento de Fitna es el menos original, pero el que presenta el argumento más válido. No está nunca de más que nos recuerden que existen yihadistas takfiri violentos empeñados en matarnos -y, de paso, a sus hermanos musulmanes- y en destruir nuestras libertades en nombre del islam. Decir que "esto no tiene nada que ver con el islam" es casi tan estúpido como decir, como Wilders, que "el islam es esto". Creo que los hombres y la mujeres musulmanes de paz deben abordar esta cuestión, incluso cuando la plantea alguien como Wilders. "Los musulmanes deben pensar en el miedo que engendra su religión", ha dicho el viceministro holandés Ahmed Aboutaleb, que es musulmán.

Te puede interesar...

Sin etiquetas que coincidan