Provocación y respuesta por Timothy Garton Ash

Publicado en Opinión

La tercera parte de la película, contra la inmigración musulmana, es al mismo tiempo la más venenosa y tal vez la más eficaz. Wilders está logrando labrarse una carrera política a base de decir lo que muchos europeos piensan. El verano pasado, además de exigir que se prohibiera el Corán, escribió que "no debemos dejar que entre ni un solo hombre musulmán más" y que "no debe haber ni una sola mezquita más". Aquí son sobre todo los europeos no musulmanes quienes deben destacar el hecho evidente de que la inmensa mayoría de los musulmanes quiere vivir en paz, criar a sus hijos, ahorrar algo de dinero, obedecer las leyes, ver los partidos de fútbol..., y pensar que no hay nada en su religión que se lo impida.

Así reacciona una sociedad libre y madura ante una película como ésta. No apaciguando a los asesinos, no con la censura y no limitándonos a condenarla por las buenas. Que la mayoría la ignore -como parece haber hecho hasta ahora, y está claro que hay muchas mejores formas de pasar el tiempo- y que la minoría de los que están interesados se ocupe de ella (para mi castigo, la he visto tres veces), la examine, la discuta, revele sus engaños, refute lo refutable y acepte lo irrefutable, separando las briznas de verdad de los gordos zurullos de falsedad.

Te puede interesar...

Sin etiquetas que coincidan