Véronique Tadjo, coleccionista de recuerdos de viaje

Publicado en Opinión

No obstante, hay que lamentar que el paso por Europa siga siendo un requisito indispensable para obtener el reconocimiento fuera de las fronteras del país de origen. Esto se debe en gran parte a la falta de infraestructuras editoriales en el continente.

Me preocupa también que la mundialización absorba todas las formas de escritura para comercializarlas mejor. Sería interesante ver a largo plazo hacia dónde va la literatura escrita por mujeres. ¿Cuales son sus corrientes? ¿En qué medida el discurso femenino es diferente del de sus predecesores masculinos? Un poco como en la política.

Y en cuanto a la literatura para jóvenes ¿Que opinión le merece la evolución de la producción de estos últimos años?

La literatura para jóvenes es, a mi parecer, el eslabón perdido de la cadena. No se puede tener una literatura vivaz que encuentre su público si no se ha inculcado en los jóvenes el gusto por la lectura y por los libros. Por fortuna, se advierte una evolución positiva. Los editores africanos han comprendido que existe un mercado local prometedor: los menores de quince años representan la mitad de la población africana.

Los libros para jóvenes son cada vez más variados en cuanto a los temas y las ilustraciones. Eso está muy bien puesto que permite a los jóvenes dejar volar su imaginación.

Te puede interesar...