Centro de Misiones de ONU en Valencia hará primeras transmisiones a final de mes.

el . Publicado en Noticias

MADRID.- El Centro de Operaciones para el mantenimiento de la paz de Naciones Unidas que se construye de Quart de Poblet (Valencia) realizará las primeras transmisiones a finales de este mes, han informado a Efe fuentes del Gobierno. El Congreso ha convalidado hoy el acuerdo entre Naciones Unidas y España relativo al uso por la ONU de locales en suelo español para la prestación de apoyo a operaciones de mantenimiento de la paz y operaciones conexas de Naciones Unidas, firmado en Madrid el pasado 28 de enero por el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

La base se encargará de proporcionar medios de comunicación seguros e independientes a la ONU para coordinar las misiones de paz. Los radares y antenas ya se encuentran en el centro y las primeras transmisiones provisionales comenzarán a finales de este mes o principios de octubre, según fuentes gubernamentales. Está previsto que el centro valenciano esté operativo en abril de 2010 y, junto con otro similar situado en Brindisi (Italia), sirva de soporte a cerca de 90.000 civiles y militares desplegados en operaciones de paz por todo el mundo.

Con la instalación de este centro, el Gobierno español demuestra su compromiso con la paz y el multilateralismo que representa Naciones Unidas, han recalcado las mismas fuentes. Se estima que el centro de Quart de Poblet, con un presupuesto de ejecución de 25 millones de euros y en el que trabajarán alrededor de 300 funcionarios internacionales de la ONU, generará 1.200 puestos de trabajo indirectos en la región.

104 enmiendas a la reforma de la Ley de Extranjería

el . Publicado en Noticias

Las organizaciones alertan de que en los CIES se dan "pésimas condiciones". "La Ley de Extranjería no puede ser una ley sancionadora contra los inmigrantes", advierten.

EL MUNDO

La reforma de la Ley Orgánica de Extranjería (LOEX) vuelve al Parlamento, para su discusión en el Congreso de los Diputados, y varias organizaciones de ámbito estatal han sumado sus esfuerzos para presentar un conjunto de propuestas y enmiendas, en total más de cien, para evitar lo que para Alfredo Abad, secretario general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), supondría "un retroceso en derechos humanos".

Por ello, desde CEAR, 'Red Acoge' y 'Cáritas', lanzan "una crítica constructiva", según señaló Abad, antes de votar las enmiendas a la totalidad. Según el portavoz de CEAR, "la crisis hace que éste sea el momento más inoportuno para llevar a cabo la reforma". Ana Abril, coordinadora de Desarrollo Social de Cáritas Española, apoyó este argumento: "la situación de crisis no es excusa para retroceder en derechos y libertades".

Las enmiendas, que tratan prácticamente todos los artículos que quieren reformar la LOEX, alertan de la situación que se podría derivar en siete puntos concretos: acceso al empadronamiento, a la educación, a la vivienda, asistencia sanitaria y prestaciones sociales básicas, derecho de justicia gratuita, la reagrupación familiar y los denominados 'menores-mayores'. Además, critican con dureza las "pésimas condiciones" en las que, según Begoña Santos, directora técnica de 'Red Acoge', viven los inmigrantes "detenidos" en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES).

Casi todos los problemas son derivados de un cambio en el acceso al empadronamiento. Abril explicó que "la Ley sólo va a incluir en el Padrón a aquellos que tengan autorización de o estancia o residencia legal en España". Por lo tanto, "aquellos extranjeros sin permiso no podrán inscribirse al Padrón, aunque presenten documentos identificativos como el pasaporte". Las consecuencias de este artículo "van a llevar a la exclusión a los inmigrantes, que no van a poder tener acceso a derechos fundamentales como recibir asistencia sanitaria o educación", lamentó.

De la misma forma, Abril se refirió a otras "pérdidas" en materias como el acceso a la vivienda. La reforma, advierte, "plantea una nueva condición para acceder a los sistemas públicos de ayudas en materia de vivienda: la residencia de larga duración", que se obtiene tras permanecer legalmente al menos cinco años en el país. Esto, para estas plataformas, constituye "una política ineficiente" que sólo llevará a que aumente la exclusión social y las situaciones de infravivienda.


Las enmiendas también fijan sus peticiones en la reagrupación familiar. Para Abril, "la reforma conlleva una limitación que restringe el derecho a la vida en familia", al imponer un concepto de vida familiar nuclear que impide la reagrupación de los familiares ascendientes.

Las organizaciones también se mostraron especialmente críticos con la situación que se vive en los CIES. Santos señaló que "son peores que algunas cárceles" y recordó que "sus internos no han cometido un delito y que sólo están ahí por un problema administrativo". La directora de 'Red Acoge' pidió más acceso de las organizaciones sociales a estos centros, algo que "no regula la nueva ley", y concluyó advirtiendo que "la nueva LOEX no debe convertirse en una ley sancionadora que persiga a los extranjeros".

El portavoz de CEAR también sostuvo que "una reforma sí es necesaria para trasponer las directivas europeas" , pero advirtió de que "no se puede usar a Europa para reducir los derechos de los inmigrantes" porque, y aquí reflexionó sobre Derecho comunitario, "las directivas de la Unión Europea son mínimas y no justifican regresiones o recortes".

Estas plataformas ya se han puesto en contacto con varios grupos parlamentarios y, según comentan, "la receptividad de estas enmiendas ha sido buena" aunque, matizaron, "de momento nadie se ha comprometido a nada".

España quiere crear un Observatorio Europeo contra la violencia machista

el . Publicado en Noticias

EFE

España propondrá durante la Presidencia europea de la UE, en el primer semestre de 2010, crear un Observatorio Europeo contra la Violencia de Género, ha anunciado la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, durante la presentación de la primera campaña iberoamericana contra la violencia machista.

La ministra ha indicado que un observatorio de este tipo permitirá conocer a fondo esta realidad y diseñar políticas más acertadas para afrontar el problema, aunque ha insistido en que la mejor herramienta es la prevención.

La campaña iberoamericana contra la violencia machista, que han puesto en marcha la Secretaría General Iberoamericana y la Organización Iberoamericana de Juventud, tiene el lema "De todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será más que yo/De todas las mujeres que haya en mi vida, ninguna será menos que yo".

Durante su intervención en el acto de presentación de la campaña, Aído ha recordado y condenado la muerte de una mujer de 31 años, que falleció el sábado en el municipio tinerfeño de Granadilla de Abona, a manos de su pareja, de 37 años. Ha recordado, asimismo, la importancia de "denunciar, de estar alerta, de que el entorno esté pendiente, así como de no minimizar los riesgos", en relación a la violencia machista.

"Todos tenemos parte de responsabilidad y el silencio ante la violencia machista nos hace cómplices. No hay que dar la espalda a este problema", ha subrayado Aído.

Sobre la campaña, la ministra ha destacado el consenso entre los 22 países de la comunidad iberoamericana que han participado en la misma para llevarla a cabo y para la cual se han "superado muchos matices". Además Aído ha puesto de manifiesto que los Gobierno deben generar consenso con un problema como éste.

La citada campaña, según han destacado todos los asistentes al acto de presentación de la misma, es la primera que se realiza con un mensaje único para toda Iberoamérica y está basada en el testimonio de jóvenes y personas anónimas, además de algunas reconocidas profesionalmente, que se han sentido involucradas y concienciadas con esta causa.


Dani Martín, Chenoa o Diego Forlán

Entre ellas se encuentran el cantante y actor Dani Martin, la cantante Chenoa, la realizadora y directora de cine Cristina Andreu, la actriz colombiana Angie Cepeda, el futbolista del Atlético de Madrid Diego Forlán y la coreógrafa brasileña Flavia-N.

La campaña se ha puesto a disposición de los gobiernos locales, organismos internacionales y ONG, para apoyar y enriquecer las campañas locales existentes contra la violencia de género.

Durante su intervención en el acto, presentado por la periodista Maria Escario, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, ha indicado que la lucha contra la violencia machista debe convertirse "en una bandera de todos". "Este no es un tema que solo debamos abordar los gobiernos, la sociedad civil también debe comprometerse", ha recordado Iglesias, quien ha destacado la importancia de que la campaña se haya convertido en "en una sola voz y un mensaje único" de toda la comunidad iberoamericana. Por su parte, el Secretario General de la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), Eugenio Ravinet, ha destacado la alta motivación de parte de los responsables de juventud en Iberoamérica por implementar la campaña, ya que, señaló, es precisamente en este segmento de la población donde todavía se pueden modificar conductas y prevenir la violencia de género".

Ravinete ha señalado que una de cada tres mujeres jóvenes ha sido víctima de algún tipo de violencia y que el 75% de los delitos de violencia sexual son sobre los jóvenes, y ha pedido hacer "de esta campaña una virtud". Para conseguir un mayor impacto de la campaña se ha desarrollado un sitio general dirigido a usuarios y usuarias de 21 países, disponible en castellano y portugués, que contará con una sección informativa, en la que se colgarán noticias de interés sobre políticas de maltrato.

Además se incluirán los botones de acceso directo a los canales de campaña creados en 'Facebook' y 'Youtube' y tendrá presencia en otras redes sociales y sitios web multimedia como 'Hi5' o 'Flickr'.

La Alianza de Civilizaciones da un salto adelante por Juan Antonio Yáñez-Barnuevo

el . Publicado en Opinión

La Alianza de Civilizaciones y la apuesta del actual gobierno de España por un multilateralismo eficaz acaban de recibir un espaldarazo político de gran calado en el marco de las Naciones Unidas. Los 192 países de la Asamblea General adoptaron por consenso el pasado 10 de noviembre, la primera resolución dedicada expresamente a la Alianza de Civilizaciones. Alrededor de un centenar de países expresaron un apoyo reforzado prestando su copatrocinio al proyecto de resolución.

Se trata, sin duda, de un reconocimiento de primer orden de la iniciativa lanzada por el Presidente del Gobierno en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2004. Debemos congratularnos de este apoyo de la comunidad internacional, porque la promoción de la Alianza de Civilizaciones es una de las contribuciones más destacadas, novedosas  y constructivas de España al sistema multilateral y a la Organización de las Naciones Unidas desde su incorporación hace medio siglo. El respaldo recibido debe servirnos, además, de acicate para continuar los trabajos que hasta ahora el Secretario General, junto con España y Turquía como principales copatrocinadores, han venido realizando en este ámbito.

A pesar de las críticas de algunos y el escepticismo de otros, la Alianza de Civilizaciones ha sabido labrarse el camino y ocupar un espacio para el que no existía ningún instrumento similar antes de su creación. En sus cinco años de andadura, la Alianza ha identificado problemas que afectan a nuestra convivencia y se ha convertido en plataforma de acción para la promoción de objetivos compartidos como son el respeto, la tolerancia, el diálogo, el entendimiento y la paz entre personas y pueblos de culturas y religiones diversas. La Alianza ofrece un enfoque novedoso, ágil y dinámico que da respuesta a los nuevos desafíos. En poco tiempo, se ha ganado el respeto y el respaldo de la comunidad internacional y de nuestras sociedades.

La Alianza de Civilizaciones es un instrumento de diplomacia preventiva, un ejemplo de nueva diplomacia, más global y omnicomprensiva, que trabaja, mediante el diálogo y la cooperación cultural, en la consecución de objetivos políticos. La clave de su éxito y su valor añadido residen, precisamente, en esa doble vocación cultural y política, junto con su capacidad para producir resultados concretos. Como dijo el Presidente del Gobierno en la sesión inaugural del Foro de la Alianza de Civilizaciones que se celebró en Madrid en enero de 2008, la Alianza pretende “movilizar a las grandes mayorías de paz” de nuestras sociedades y “ayudar a contrarrestar la utilización política de la diversidad”.


La Alianza de Civilizaciones representa también un nuevo paradigma. Se inscribe en el marco de lo que la terminología anglosajona denomina como “soft power” o poder blando, en contraposición al “hard power” o poder duro. Constituye un instrumento innovador, orientado fundamentalmente a la acción y a la obtención de resultados, que goza, además, de un amplio apoyo y reconocimiento político en la escena internacional. La calurosa acogida que se desprende de los casi 100 copatrocinios con que ha contado la resolución sobre la Alianza, tienen su razón de ser en el deseo de la comunidad internacional de contar con nuevos instrumentos, más adaptados a una realidad poliédrica como la actual. Es, además, reflejo de la eficacia del nuevo enfoque en su respuesta a la complejidad de los problemas de un mundo multipolar, en el que participan gran variedad de actores.

Las próximas citas importantes de la Alianza de Civilizaciones serán en Sarajevo, en diciembre de 2009, y en Río de Janeiro, en mayo de 2010. En Sarajevo, se sentarán las bases de una estrategia regional sobre la Alianza de Civilizaciones para Europa Suroriental. Se pretende con ello avanzar en la superación de conflictos en una región tan necesitada de enfoques constructivos. En Río de Janeiro, se celebrará el III Foro de la Alianza de Civilizaciones, dando buena muestra del espíritu de universalidad que inspira y preside a la iniciativa. En ambos casos, se darán cita gobiernos, organizaciones internacionales, sociedad civil, representantes del sector privado, de los medios de comunicación, líderes religiosos, etc… en un formato original, pragmático y orientado a la acción. El objetivo: promover la buena gestión de la diversidad cultural y fomentar el entendimiento y la comprensión del otro, como forma de contribuir a la difusión de tensiones y de potenciales conflictos. El método: poner en común, de manera proactiva, ideas, iniciativas y proyectos, en las cuatro áreas de actuación de la Alianza, que son la juventud, las migraciones, la educación y medios de comunicación.

La adopción de esta resolución por la Asamblea General de las Naciones Unidas es una buena noticia. No sólo porque supone la consolidación de la Alianza de Civilizaciones como una iniciativa de las Naciones Unidas, sino también, porque con ella, el concepto del multilateralismo eficaz sale reforzado como instrumento para hacer frente a la cada vez más compleja realidad internacional. Es un éxito importante, del que debemos sentirnos satisfechos. Más allá de divisiones partidistas, debemos aunar esfuerzos en la promoción de la Alianza de Civilizaciones, pues es una iniciativa que muestra lo mejor de nuestra herencia plural y diversa y que está llamada a perdurar y dar frutos.

España y la incorporación de Turquía a la UE por Ahmet Davutoglu

el . Publicado en Opinión

EL PAÍS

Para la estabilidad del sur de Europa, Turquía y España, con un devenir histórico similar y situadas en orillas opuestas del espacio euromediterráneo, constituyen los flancos de un delicadísimo eje. La prolongada rivalidad hispano-turca, que duró dos siglos, terminó en 1782 con la firma del Tratado de Constantinopla, un acuerdo de paz, amistad y comercial con el que se considera que se iniciaron las relaciones contemporáneas entre Turquía y España. Esta relación bilateral ha florecido a lo largo de los años, gracias a multitud de contactos e intercambios registrados en nuestro ámbito común, el Mediterráneo, también conocido como mar de luz. Al igual que los elocuentes poemas sobre España escritos por el poeta Yahya Kemal Beyatl1, uno de los más afamados del periodo republicano turco, que también fue embajador en España durante la década de 1920, esos contactos han acercado más a nuestros países, familiarizándolos con los valores y visiones del otro.

Gracias a la larga historia común, España ha comprendido en toda su extensión las potencialidades que presenta la entrada de Turquía en la UE. Con ella compartimos la idea de que el Mediterráneo debe una vez más ser fuente de inspiración para la paz y la estabilidad. Esta concepción nos ha llevado a patrocinar, junto a España, la oportuna iniciativa que constituye la Alianza de Civilizaciones, con la que nuestros países han demostrado que, sin dejar de preservar la singularidad de nuestras identidades, debemos enriquecernos mutuamente mediante el reconocimiento del otro. Así hemos dado un ejemplo que otros pueden seguir.

En este contexto, los líderes europeos tienen una oportunidad excepcional de demostrar que están dispuestos a preparar para los desafíos del siglo XXI a la UE, tanto internamente como, y esto es aún más decisivo, para el ámbito global. Se diría que, a este respecto, hay dos labores pendientes: la puesta en marcha sin sobresaltos del Tratado de Lisboa y la movilización popular a favor de la ampliación en su conjunto, y en concreto de la que afecta a Turquía.


Cincuenta años después del establecimiento de relaciones entre Turquía y la UE, resulta asombroso comprobar que todavía hay quienes cuestionan la identidad europea de nuestro país. Se deja así totalmente de lado el arraigado lugar que ocupa Turquía en la historia europea, tratando de forma absolutamente injusta una vocación europeísta avalada por su pertenencia a instituciones europeas como el Consejo de Europa y la OTAN desde 1949 y 1952, respectivamente, y por el mantenimiento de las negociaciones de acceso a la UE. Ahora, ante la magnitud de los desafíos y oportunidades que tenemos delante, debemos abandonar esos agotadores debates y centrarnos en el valor añadido que comportaría la entrada de Turquía, cuyo proceso de adhesión, iniciado en 1963, descansa en obligaciones contractuales contraídas tanto por nuestro país como por la UE.

Los desafíos actuales tienen múltiples facetas: la crisis financiera, la seguridad energética, la emigración ilegal, las epidemias, el cambio climático, el crimen organizado, la falta de entendimiento entre las sociedades islámicas y occidentales, el extremismo y el terrorismo... Con consecuencias similares, todos estamos expuestos a los mismos desafíos. Si de lo que se trata es de erradicar cualquier forma de intolerancia y de discriminación que se apoye en razones religiosas o de otra índole, de fomentar un orden internacional democrático y equitativo, de lograr un desarrollo económico constante y de hacerlo de forma sostenible, la entrada de Turquía en la UE como miembro de pleno derecho puede marcar una importante diferencia.

Si pensamos en zonas como Oriente Medio, el Cáucaso o los Balcanes, o en situaciones como la de Afganistán y Pakistán, en todas ellas Turquía constituye una fuerza positiva. El objetivo principal de nuestra política exterior siempre ha sido el mantenimiento de la paz, la estabilidad y la prosperidad en todas partes. El creciente dinamismo económico turco, unido a sus cualidades demográficas, proporciona a la UE una opción estratégica a la hora de abordar desequilibrios económicos y futuros desafíos poblacionales. Cuando estemos en situación de entrar en la UE como miembros de pleno derecho, asumiremos la responsabilidad que nos corresponda. Sin embargo, ahora topamos con diversos obstáculos políticos que socavan el principio de pacta sund servanda, minando en consecuencia la credibilidad de la propia UE. Como la entrada en la Unión no se producirá de la noche a la mañana, no hay razones para prejuzgar hoy esa decisión. Llegado ese momento, Turquía tendrá los mismos criterios y normas que el resto de la UE, lo cual redundará en beneficio de todas las partes.

Somos conscientes de que para ciertos países miembros la entrada de Turquía plantea algunos problemas. Sin embargo, nuestro país desea fortalecer la Unión y, una vez concluidas las negociaciones, confío en que se comprendan y aprecien mejor las ventajas de que Turquía pertenezca a ella. Otorgamos un gran valor a la posición que, por principio y con visión de futuro, ha tomado España. El enfoque constructivo y de amplias miras de sus líderes nos hace confiar plenamente en España y en que presida de modo ejemplar la UE, beneficiando así al conjunto de Europa, Turquía incluida.

Te puede interesar...