Enrevesada belleza en el Golfo de Omán

El más nuevo satélite científico de la NASA toma una sorprendente imagen de arremolinadas bandas de fitoplancton

El 8 de febrero de 2024 el satélite PACE (Plankton, Aerosol, Cloud, ocean Ecosystem) de la NASA rugió hacia el espacio a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9. Menos de dos meses después, el ingeniero de la NASA Joseph Knuble compiló una galería de 36 imágenes del sensor primario del satélite. Entre sus favoritas está esta imagen del Golfo de Omán.

El OCI (Ocean Color Instrument) de PACE adquirió los datos de esta imagen el 17 de marzo de 2024. Knuble, el ingeniero principal de sistemas de instrumentos de OCI, compuso esta escena utilizando longitudes de onda de luz roja (630 nanómetros), verde (532 nanómetros) y azul (465 nanómetros). La imagen ha sido ajustada para resaltar los finos detalles del agua.

No es una imagen en color natural en el sentido tradicional. En cambio, es más vibrante y detallada de lo que verían tus ojos, pero todas las características son bastante reales.

Entre las características más notables que aquí se muestran se encuentra una floración de fitoplancton. Cuando las condiciones son adecuadas, las poblaciones de fitoplancton pueden crecer explosivamente, formando una floración lo suficientemente grande como para ser visible desde el espacio. En este día, turbulentos remolinos han dividido la floración en finas bandas arremolinadas. La imagen «destaca la belleza y complejidad de esa área», dijo Jeremy Werdell, científico del proyecto PACE en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

Los remolinos verdes probablemente incluyan Noctiluca scintillans, conocida comúnmente como chispa de mar, un tipo de dinoflagelado marino que se ha encontrado aquí en el pasado. Aunque las floraciones de Noctiluca pueden ser sorprendentemente hermosas, su presencia puede tener consecuencias para la vida marina. Las bacterias consumen oxígeno mientras descomponen el fitoplancton muerto, lo que puede provocar hipoxia y zonas muertas.

En todo el Mar Arábigo, las aguas han pasado en las últimas décadas de albergar abundantes diatomeas (un tipo de fitoplancton importante para la cadena alimentaria marina) a estar dominadas por Noctiluca. A diferencia de las diatomeasNoctiluca puede prosperar en aguas más estratificadas y que contienen menos nutrientes disueltos.

Determinar qué especies de fitoplancton están presentes dentro de una floración solo había sido posible con muestras directas de agua. Pero con la capacidad del OCI para detectar cientos de longitudes de onda de luz, los científicos pronto podrán distinguir los tipos de fitoplancton desde el espacio.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *